Translate - Traducir -Traduction

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

martes, 24 de julio de 2012

Divididos y fragilizados


Avistando los próximos comicios electorales del 2013 la ciudadanía ya comenzó a dividirse nuevamente, esta ciudadanía que tiempo atrás supo dejar de lado las diferencias de colores partidarios para cumplir objetivos en común, tales como exigir el desbloqueo de listas sabanas, la derogación de la inspección técnica vehicular, la inscripción automática y universal el veto a los 50 millones de dólares de ampliación presupuestaria al TSJE.

Pero luego de la polémica destitución de Fernando Lugo la clase política paraguaya logro su objetivo: dividir a la sociedad en rebaños; de un lado están los anti-Lugo, del otro los pro-Lugo y en el medio los agnósticos de siempre, los cuales son muchos. La gente se ha olvidado de los verdaderos problemas del país, y estamos perdiendo el tiempo peleándonos entre nosotros en discusiones raquíticas y absurdas que no edifican para nada, mientras tanto los politiqueros siguen haciendo los mismos negociados de siempre.

Se han despertado los viejos rencores que parecían fenecidos, colorados contra liberales y “zurdos”. Hasta se ha reanudado la vieja discusión de ideologías que nos llevan a los mismos lugares comunes de siempre ¿Qué es la izquierda? ¿Qué es la derecha?

Viendo el caso paraguayo no hubo ni zurdos ni derechistas sino hipócritas que valiéndose del fanatismo de la sociedad por determinadas ideologías han logrado obtener poder y manipulación.
¿A que nos llevo tanto fanatismo hacia colores o agrupaciones políticas? Sinceramente nada sino más bien a desunión y resquemor entre nosotros.

En toda esta jungla moderna llamada civilización encontramos personas de todo tipo: anarquistas, socialistas, libertarios, apolíticos, etc. Lo malo no radica en que ideología estemos encasillados, el error esta en querer opacar y censurar al que no opina igual; el crecimiento y la riqueza como sociedad está centrado en las diferentes ideas que podamos intercambiar, el pensamiento único que fue instaurado en la dictadura militar nos atraso gravemente, ya que el stronismo fue un dogma donde todos los admiradores expresaban un descarado servilismo al dictador.
Una práctica muy utilizada en la dictadura recobro aun más fuerza, el odio visceral hacia los simpatizantes del socialismo; ciertos sectores de la política paraguaya utilizan la palabra “zurdo” de modo peyorativo, le dan una acepción denigrante para desmerecer a estos militantes. Asocian el término zurdo con delincuencia, corrupción, terrorismo, vandalismo, etc. Endilgan todos los males del país en los grupos socialistas, sin embargo estos acusadores ven la hoja en el ojo ajeno pero no ven el tronco que tienen en el suyo, durante los mandatos de estos partidos se realizaron los grandes negociados, como el de la venta de energía de Itaipú y Yasyretã, donde, como siempre, nuestros representantes se bajaron los pantalones.

Me he topado con sujetos que se autodefinen “colorados patriotas defensores de la paraguayidad”, sin embargo piden la eliminación del sistema educativo público, consideran que la panacea del conocimiento esta en el sector privado ¿Pero que nos garantiza que esos centros de estudios no tengan falencias? Especialmente en el sistema universitario donde varias facultades no son reconocidas y carecen de prestigio.

Algunos son de ultraderecha cuando les conviene pero a la hora de dar discursos a las clases populares se comportan como cual agitador socialista con tal de conseguir votos (si sabrá Nicanor Duarte Frutos de estos menesteres). Todos a la hora de dar disertaciones hablan mil maravillas, prometen cambios, igualdad de oportunidades, pero a la hora de la verdad no lo cumplen.
La derecha se llena la boca hablando de liberalismo, de la no intervención del estado, de la defensa de la propiedad privada, pero al momento en que tienen un poco de poder en sus manos les importa un comino la doctrina libertaria y cometen los mismos errores que sus enemigos los zurdos, (el caso del presidente Franco que tiene a varios miembros de su familia en la función pública, en donde accedieron a los cargos no por idoneidad sino por parentesco familiar con el presidente)
Margaret Thatcher decía: “El socialismo fracasa cuando se les acaba el dinero…de los demás” le falto agregar que también la derecha fracasa cuando el dinero ajeno merma, porque al fin y al cabo cualquier gobierno sea de derecha o izquierda administra las riquezas que otro produce. La derecha no puede mantenerse ilesa por mucho tiempo, porque tarde o temprano necesitaran de la “odiosa” intervención del estado, esa que tanto detesta el liberalismo, esto ocurrió en Europa tras la crisis económica donde el estado tuvo que salvar a los bancos privados en quiebra.
Nuestra clase política muta como camaleón con respecto a las ideologías, no las siguen por convicción sino por conveniencia, por especulación. Si la persona es sinvergüenza por más que sea de derecha de izquierda igual robara, que pertenezcan a determinada agrupación política no garantiza su decencia e idoneidad. Utilizan los nombres de esas ideologías solamente para obtener simpatizantes, por eso de balde uno pasa horas discutiendo sobre el tema, porque el problema está en las personas no en las ideas. Como dice Mabel Rehnfeldt: "No temamos a las ideologías. Temamos a hombres y mujeres –sean de derecha o de izquierda- que desprecian las libertades, que niegan derechos humanos básicos a la comida, la educación, la salud y la cultura. Basta ya de criminalizar el pensamiento"

No hay comentarios:

Flores, traidor a la patria

Por  Montserrat Álvarez Hoy, aniversario del nacimiento de su creador, es el Día de la Guarania. Pero además de la guarania como género...