Translate - Traducir -Traduction

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

martes, 28 de febrero de 2012

El Migrante Desconocido



“Acabo de llegar de la Morgue Judicial. Junto a mi vecino Raúl Celis comprobamos que la persona no identificada entre los 51 muertos del accidente de Once era Braulio Romero. Compartió en nuestra casa el último año. Desde el 24 de enero de 2011 hasta fin de año, arreglando paredes, techos, cables, y todo lo que podía. De a poco, se fue convirtiendo en nuestro amigo. Tomar un té por las mañanas, almorzar juntos, charlar de fútbol, hablar de Racing, de su amada esposa Blanca, del orgullo de estar construyendo su casita en Moreno, de haber nacido en la selva paraguaya, de sus anécdotas. Tenía 66 años y un empuje admirable. El ‘gracias patroncito’ que me hacía reír, acostumbrado a haberlos tenido. Sus viajes al Sur para trabajar. Trabajar. Qué palabra. Trabajar. Eso hacía. Trabajar. Y un día la muerte lo encontró en la estación de tren." En Once murieron 12 inmigrantes de países latinoamericanos. Como Ranulfo González Centurión, un paraguayo que llegó al Oeste junto a sus tíos para trabajar en la construcción, o el pintor Braulio Romero, otro de los seis paraguayos que murió y que fue reconocido por su empleador en la Morgue. Fue precisamente Néstor Centra, el "patrón" de Braulio, quien realizo el conmovedor relato con que comienza este articulo. 

 Y vuelve a hablar sobre Braulio, de 66 años, el hombre que era padre de varios hijos a los que no veía seguido, que ayer tuvieron que ir a buscar su cuerpo a la Morgue. “Trabajador. Trabajador. Trabajador. ¡Gracias Braulio! Nos ocuparemos de Blanca junto a Graciela. Descansá en paz”... Que así sea. 

La nómina oficial de fallecidos de nacionalidad paraguaya se completa con: Sonia Torres, 28 años. Verónica González Franco de Martínez, 60 años. Graciela Romero, 24 años. Nancy Esther López, 30 años. y Ana Teresa Zelaya, 37 años. Todos trabajadores, compatriotas que han dejado sus hogares a fin de encontrar la vida digna que su propio pais les ha negado. 

No debemos olvidar a las otras 44 almas que, conjuntamente con las de nuestros compatriotas, reclaman justicia desde sus tumbas. No podemos mas que sentir un empatico y profundo dolor por las perdidas humanas y la consecuente indignación. Los números finales hablan de 51 victimas y mas de 700 heridos.

El migrante desconocido murió solo, fue la ultima victima en ser reconocida cuatro días después de la tragedia, lejos de su país, lejos de su familia, solo se dedicaba a Trabajar. Así como el, en el resto del mundo hay mas de un millón de migrantes desconocidos que luchan por la dignidad que da el trabajo, compatriotas a quienes el Paraguay olvido, aunque ellos nunca olvidaron a su roja tierra guaraní..

Copiado de Debatamos Paraguay en Facebook:
http://debatamosparaguay.blogspot.com/2012/02/el-migrante-desconocido.html?spref=fb

domingo, 19 de febrero de 2012

MBOYKE


Acto y efecto de “apartar”, dejar de lado.
Estrategia muy utilizada en la política paraguaya para “deshacerse” de seudo aliados en las horas críticas. Si bien también puede ser una “defensa” de una de las partes para “apartarse” de alguien con quien no congenia en ideas o proyectos, o alguien que tiene “la virtud” de “dispersar votos”
“AÑEMBOYKE” = Puede traducirse como “Me aparté yo mismo” ó “Me apartaron”, depende del contexto en la cual es pronunciada la frase.
“OÑEMBOYKE” = Lo apartaron
Últimamente los políticos paraguayos vienen utilizando mucho esa estrategia para “depurar” sus listas con miras a las próximas internas. Tal fue el caso de Calé Galaverna en el proyecto de Horacio Cartes. ¿Quién tuvo razón en utilizar la estrategia? Ambos y ninguno: Ambos porque, tanto Cartes como Galaverna, vieron sus “liderazgos” en riesgo por la prepotencia y la angurria de uno y otro; ninguno, porque ambos forman parte de la fauna política indeseable en el Paraguay. Ambos pertenecen a la línea de los “aprovechadores” ambos no son ni de izquierda ni de derecha, socialista ni humanista; ambos son “OPORTUNISTAS” ninguno de  los dos no tienen un nivel intelectual acorde al tiempo y al cargo que aspiran, mucho menos el perfil. En síntesis, el tal “ÑEMBOYKE” no fue sino una especie de selección natural.
Hechos como éste veremos a montones en los días, semanas y meses siguientes que anteceden a las generales del 2013.

miércoles, 1 de febrero de 2012

Privatizar o Estatizar? Ni lo uno ni lo otro

Ricardo Steimberg aboga por la privatización de las empresas de servicios públicos. En los gobiernos de Derecha neo-liberal no se concibe un Estado empresarial que puede gerenciar y proveer servicios de calidad y competitividad a la población en general a bajo costo y sin los efectos de la especulación y el monopolio de las empresas privadas.
Lo malo no es que el Estado preste estos servicios, lo malo está en que sea un monopolio, dejando al consumidor esclavo de un solo proveedor de un servicio esencial.
Si el Estado es capaz de administrar y proveer esos servicios con calidad y bajo costo ¡Enhorabuena! Si alguna otra empresa, privada, de capital nacional o extranjero, opta por prestar ese mismo servicio a un precio más alto y con una calidad diferenciada; pues que sea el consumidor el que elija a cuál de los servicios contratar. Obviamente que, como en toda empresa, el éxito dependerá del servicio y las condiciones del mercado.
El modelo de administración que se ejerce en las empresas como Petropar o la cementera Vallemí, nunca puede funcionar, considerando que su “hoja de pagos” excede en miles de veces su capacidad de producción debido al mal uso del Departamento de Recursos Humanos. En el caso de Petropar, para el más pintado de los expertos economistas, resulta inexplicable que trabaje a pérdida cuando se dedica nada más que a la compra y venta de combustibles. Lo que le cuesta caro a Petropar no es el transporte de combustibles ni la suba del dólar, sino la conformación de un “consejo” que hasta ahora nadie sabe para qué sirve. Cada consejero tiene un salario exageradamente alto y sin ningún retorno para la empresa. Lo mismo le pasa a la Industria Nacional del Cemento, con la diferencia de que éste administra una empresa de extracción e industrialización de un recurso natural no renovable, lo que le pone en una situación de quiebra a un plazo indeterminado.
Yo sé muy bien que los  EMPRESARIOS me van a crucificar por decir esto, pero a mí nadie me convence de que el ESTADO no puede proveer servicios compitiendo libremente con las empresas privadas. Los recursos adquiridos por cuenta de las prestaciones de estos servicios puede revertirse para invertir en la misma empresa y fortalecer otros servicios como la salud, la vivienda, la seguridad y la educación, así como asegurar una vida digna a quienes por un motivo u otro ya no puedan trabajar, así como para “subvencionar” servicios esenciales tales como agua, energía y vivienda

Flores, traidor a la patria

Por  Montserrat Álvarez Hoy, aniversario del nacimiento de su creador, es el Día de la Guarania. Pero además de la guarania como género...