Translate - Traducir -Traduction

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

viernes, 27 de enero de 2012

Fuera de control

Los carperos vienen atropellando, no solo las propiedades privadas, la Constitución Nacional de forma indignante.
El primer delito es el de “incitar a la violencia”, luego, el peor de todos, el de Proxenetismo activo; solo estos dos delitos ya ameritan una orden de prisión. Lo que pasa es que estos oportunistas se aprovechan de populismos para rodearse de aureolas de luchadores sociales, para “auto-adjudicarse” la impunidad en nombre de la lucha social. Es decir, si lo detienen se convertirá en héroe, si lo golpean lo harán mártir. Es tanto el desatino que causa en las instituciones públicas del país que hasta los militares se le someten a este seudo dirigente campesino criminal apellidado López.
Al Gobierno se le fue de las manos el control de estos personajes y sus actividades, en realidad a Lugo se le fue de las manos el control del país. A la Justicia (al menos a algunos Ministros de la Corte), como al Parlamento Nacional, les conviene que haya este tipo de caos social, eso impide que se acuerden de los “inamovibles” así como también se olviden de los “invasores” de Antebi Cué, en la que, muchos de ellos, están involucrados directamente.
Atacar a “extranjeros” (invadiendo sus propiedades) crea otra situación bastante delicada para los integrantes del Gabinete de Fernando Lugo, lo que hace que no tengan tiempo para ocuparse de otra cosa. La “xenofobia” dirigida y manipulada crea un conflicto internacional absolutamente innecesario, pero extremamente perjudicial lo que hará que Lugo salga muy mal parado y con el rótulo de FRACASADO a grandes titulares a nivel Nacional e Internacional. Hecho que favorecerá a politiqueros actualmente en la llanura.
Todos hablan de que “hay intenciones de atrasar las elecciones generales”, incluso hablan de “suspensión” Pero nadie dice a quién le conviene y a quienes beneficia ese hecho.
Lo que más me duele es que las verdaderas corrientes campesinas, aquellas que nunca se involucraron en este tipo de hechos, no se manifiesten (a favor o en contra) de modo a dejar bien sentada su posición al respecto y “aclarar un poco el panorama” para la gente común. Tal como están las cosas, hay mucha confusión, uno no sabe exactamente qué es lo que está bien y qué es lo que no está bien.

martes, 24 de enero de 2012

Julián Conrado: ¿luz al final del túnel?

Enviado por:  José Jesús Zapata Rivera jozariv@hotmail.fr   


Ante la posibilidad de la libertad de Julián Conrado, la prensa colombiana ha arreciado con los plañidos de siempre, alentando confrontaciones... Pero imperativos morales y políticos (legales y supralegales) obligan al Estado venezolano a resolver la libertad inmediata del revolucionario.


Nada más terrible para un enemigo feroz y sanguinario que la alegría jodedora de un cantante guerrillero…
Julián Conrado: ¿luz al final del túnel?
Por: Arturo Ramos R.

Insiste el gobierno colombiano en obligar a Venezuela a violar procedimientos, leyes y tratados internacionales con solicitudes diversas de extradición del cantautor Julián Conrado.
Hay que reiterar la mención de los vicios y exabruptos legales de los que adolecen las solicitudes de extradición (tres insólitas e ilegales, con cargos diferentes) del cantautor Julián Conrado presentadas por el gobierno de Santos. Las mismas pueden conocerse en detalle en los alegatos de la defensa presentados ante el Tribunal Supremo. Podemos observar la mamarrachada parajudicial con la cual, fuera de lapsos y con olímpico desprecio y subestimación hacia los tribunales venezolanos, Colombia pretende extraterritorializar (Plan Cóndor) su aberración represiva en la lucha contra la insurgencia revolucionaria. El alegato de la defensa referido es claro, preciso y contundente y se corresponde con la opinión emitida por la Fiscala General de Venezuela que declaró recientemente la improcedencia de la extradición. Basta que el Tribunal Supremo venezolano observe un mínimo apego al derecho para que el cantante esté en la calle en un santiamén, al margen de que se esté de acuerdo o no con las Farc-ep.  Si…, ya se que por allí todavía quedan algunos “cautelosos”, a estas alturas muy poquitos, argumentando pazjuatadas “políticas” sobre las relaciones internacionales. Santos es ahora buen amigo y tal. Pero lo cortés no quita lo valiente. La cortesía a la que obliga la amistad no implica perder la valentía de defender los principios y la justicia como razón esencial de la política, si se es revolucionario.
A los irrebatibles alegatos judiciales que amparan a Julián, se suman los permanentes y sucesivospronunciamientos de personalidades y colectivos que, de todas partes del mundo, claman justicia para el artista detenido, entre las cuales contamos a los periodistas Carlos Aznarez, Lil Rodríguez, José Vicente Rangel y Earle Herrera; cantantes como Lilia Vera, Sandino Primera, Chiche Manaure, Alí Manaure, entre otros; trabajadores intelectuales encabezados por Istvan Metzaros, James Petras y Nestor Kohan. Hay que agregar a los ejemplos anteriores, incontables organizaciones de base que incluyen Consejos Comunales y colectivos de base del PSUV, y la gran mayoría de las organizaciones registradas en el Polo Patriótico, así como instancias partidistas tales como el Partido Comunista de Venezuela, UPV, etc.
Imperativos morales y políticos (superiores a los legales) obligan al Estado venezolano a resolver la libertad inmediata del revolucionario.
En lo MORAL, es incomprensible que permanezca detenido luego de que asesinos y terroristas como Lázaro Forero, Alejandro Peña Esclusa y Henry Vivas fueron liberados por razones humanitarias. El cantante acudió a Venezuela aquejado por problemas de salud y dolencias de combate, buscando paz y el refugio que le fue imposible en el campo de guerra y, por fortuna, tampoco en las fosas comunes que por doquier se hallan en Colombia. ¿Acaso merece Julián Conrado menos solidaridad que los disociados fascistas venezolanos? Incluso la anterior pregunta, que pudiera parecer comparativa, me resulta una infamia. Entregar al compañero, sería facilitarle una presa a la jauría parapolicial colombiana: lo espera la extradición a los Estados Unidos, si acaso no la muerte pronta torturado en un calabozo.
En lo POLITICO, no puede el Estado venezolano, en razón de los ideales bolivarianos, integrarse al Plan Colombia y al nuevo Plan Cóndor que, bautizados ahora como Política de Seguridad Democrática, reedita el imperio con el gobierno santista a la cabeza. Ya, a cuenta de amigos y buenos vecinos, nos dimos un buen patinazo con la insólita entrega del periodista Joaquín Pérez Becerra, lo que tuvo un inmenso costo político para el ejemplo que representa la Revolución Bolivariana en el mundo. La debida justicia para Conrado es la mejor oportunidad para restañar las heridas de un amplio sector del movimiento progresista internacional, justificadamente dudoso desde el caso Becerra y ratificar que Venezuela, reafirmando su independencia y soberanía, sigue siendo el faro de la lucha antiimperialista mundial.
Ante la posibilidad de la libertad de Julián Conrado, la prensa colombiana ha arreciado con los plañidos y resquemores de siempre, alentando la confrontación con Venezuela y atacando al Presidente Chávez. Representan a los sectores que pretenden enturbiar (“descarrilar”) el cauce de las relaciones actuales y son voceros del andamiaje -con los “perros de la guerra” a la cabeza-, económico narco paramilitar de la hermana república. Es fácil deducir el alboroto que formarán al concretarse la medida humanitaria y el apego al Derecho Internacional Humanitario, obviando los demás alegatos y razones de justicia elemental que se deben imponer. Es la misma prensa que, una y otra vez, sin fundamento alguno descalifica a nuestro Presidente, a nuestros líderes militares, políticos y/o diputados, y celebra las infamias del Estado imperial, cuando criminaliza en sus listas a compatriotas dirigentes bolivarianos. Infame, por lo falaz, fastidiosa y desgastada, resulta la actual cantaleta mediática colombiana por el nombramiento del General Rangel Silva como Ministro de la Defensa, haciendo coro servil al Estado yanky que lo calumnia. Son las mismas corporaciones mediáticas (una de las cuales es propiedad de la familia Santos, aliado con grupo PRISA) que se hicieron y hacen la vista gorda ante la existencia de las masacres y fosas comunes, dando cabida en sus pantallas y páginas a  cagatintas ideólogos del paramilitarismo como Ernesto Yamhure y José Obdulio Gaviria. Caracol, El Tiempo, El Espectador, Semana, RCN… Harina mentirosa, vocinglera y antibolivariana del mismo costal tenebroso que contiene al paranoico twittero Alvaro Uribe y los espectros de Carlos Castaño. Bueno que sepan que, la gran cantidad de almas justas que hemos defendido los derechos y la integridad de Julián Conrado, también nos disponemos a defender con encono la soberanía nacional, así como el liderazgo y los altos principios de la Revolución venezolana.
No creamos que una vez en la calle terminará la odisea del cantante. Ni así verá la luz después del túnel. Los tentáculos de sus enemigos (que también son los nuestros) son largos. Le tocará lidiar con el narcosicariato, los aparatos de inteligencia colombianos, el MOSAD y la CIA, comprobadamente presentes en Venezuela. Aunque nunca creí que el verdadero Julián fuese ese que fabricaron los medios colombianos, acreedor de un prontuario guerrero de extorsiones, asesinatos y bombazos hechos por él, que de ser verdad avergonzaría al mismo Rambo, seguro estoy que disparó el fusil en su ajetreada vida de guerrillero cantor, pero no es precisamente por ello el encono contra su existencia. Nunca ha negado su condición de excombatiente en la guerra colombiana. Pero no es eso lo que le cobran con saña. No le perdonarán jamás que en medio de tanta guerra, injusticia y muerte, todavía existan cantos de esperanza y optimismo, como tampoco que desde las mazmorras enarbole como consigna: ¡Amando venceremos! Nada más terrible para un enemigo feroz y sanguinario que la alegría jodedora de un cantante guerrillero: es el presagio de su derrota segura. Ese es el fondo de todo el asunto.

viernes, 13 de enero de 2012

Y sigue el circo...

Tranquilo Favero, Carperos y propiedades rurales ocupadas en forma irregular, son personajes y escenarios de un melodrama que parece no va a tener fin nunca. Tranquilo Favero es un sojero que detiene en su poder más de un millón de hectáreas de tierras, muchas de ellas forman parte de la reforma agraria, es decir que no pueden ser vendidas ni arrendadas a grandes propietarios. Muchas de estas propiedades fueron “cedidas” a militares o funcionarios públicos de la época Stronista, como “pago” a la fidelidad al “Gran Líder”. Estos militares, a su vez, negociaban esas tierras, no importa con quién, para reinvertir lo recaudado en negocios más lucrativos o comprarse mansiones en barrios de lujo. Como los “extranjeros” eran los que mejor pagaban por estas tierras y además sabían perfectamente que “el sistema”, en el Paraguay, es un completo relajo, aparte de que quienes les vendían las propiedades les “prometía” cierto apoyo y garantía en que esas tierras jamás serian cuestionadas, estos extranjeros se afianzaron en las propiedades y además fueron “usando” de sus influencias con los militares o funcionarios públicos (incluido legisladores) para hacerse de más extensiones de tierras, así también consiguieron créditos blandos, exoneración de impuestos en la compra de insumos agrícolas y el libre uso de agro – químicos restringidos en sus países de origen.
Como en la República del Paraguay nada se hace conforme a las reglas, siempre hay resquicios judiciales que son aprovechados por los “letrados” para beneficiarse y beneficiar a un pequeño grupo. El ejemplo más claro de eso es el registro nacional de la propiedad. Ninguna propiedad está registrada como vendida en su costo real, un mecanismo utilizado para pagar menos impuesto, a veces incluso las dimensiones y las características son distorsionadas para “justificar su bajo precio declarado”
Por  todo lo antes expuesto, es que yo ya había dicho antes que este tema del EPP, Carperos y “otros grupos” no son sino un elemento manipulado para crear caos en momentos críticos y determinados a los efectos de acallar situaciones “peligrosas” a los intereses de unos cuantos políticos, empresarios y narcotraficantes.
Con todos estos líos nadie más habla de Antebi Cué, nadie habla de las maniobras en las Cámaras de Diputados y Senadores a fin de no aprobar proyectos de leyes que redunden en beneficio de la población y así boicotear  el Gobierno de Fernando Lugo. Si bien es cierto que Lugo también tiene su gran cuota de culpa en todo el tema; a comenzar por sus parientes que usan su nombre y apellido para hacer disparates y grandes negociados, parientes a los que Lugo no les puso freno desde un comienzo. Lastimosamente, hay que reconocer, Lugo es flojo, no tiene personalidad, no tiene liderazgo y está pésimamente asesorado, eso se nota a la legua, el que no se da cuenta es porque es un ciego total.

lunes, 9 de enero de 2012

El País que tenemos y el país que soñamos...

Con las ESTANCIAS DE LA PATRIA el Estado tenia pleno control de la produccion ganadera y el pueblo paraguayo en su conjunto se beneficiaba de ese gran rubro productivo del pais. Ahora (desde hace varias generaciones), con la oligarquia controlando todos les sectores de la economia y enriqueciéndose de todo lo que produce ganancias, riqueza, plata, quién podrà constatar lo que sucede en el interior de las estancias, de los sojales, de las grandes empresas privadas…? Y, màs aun, con un ejecutivo débil y pÿ’àmirï, no se puede y, si se quiere, no se nota. Solo recuperando soberania, recuperando el Paraguay de manos de la oligarquia, se podràn erradicar todos los males y las plagas que tanto danho hacen desde la politica, la economia, desde “nuestra profunda tierra”, como decia el gran poeta patriota Elvio Romero.

Pero para ello tendria que tomar las riendas del país un clon de José Gaspar Rodriguez de Francia (y aunque todos conocemos muchos compatriotas de valia, sortear todas las vallas en este sistema impuesto, ya es harina de otro costal).

Alli veremos que el unico soberano es el pueblo paraguayo y no los embajadores yankis de turno con sus muy diligentes agentes locales como los Federico, los Rafael Filizzola And Co, la gran mayoria de los nhembo parlamentarios, los que se autocalifican de “politicos de la oposicion”, ni los – esos si verdaderos- oligarcas codiciosos e insaciables… todos juntos formando un mismo hato.

Y asi como tenemos una radio Nacional bien diferente a la radio oficial stronista (todo lo que no toca sus intereses directamente, permitido està), tenemos un pais completamente empantanado en la incapacidad del ejecutivo de tomar como unico norte de su accionar los intereses de la inmensa mayoria de la poblacion paraguaya.

Si, sabemos que decirlo es fàcil, como siempre nos dicen, pero la gente espera algun signo de que se quiere, de que se tiene una minima voluntad de hacerlo. Cuàl fue la primera promesa electoral del presidente de la Republica, la que màs movilizo a la gente y màs votos le dio?: La de la reforma agraria integral. Entonces, que al menos la comience, que dé un desalambre inicial, ahora mismo, antes de que se le acabe el tiempo.

Y cuàl puede ser un inicio algo màs que simbolico?: la recuperacion y distribucion de las inmensas extensiones de las tierras “de” Favero (por qué siempre aparece en la prensa el posesivo sin comillas? es como apanhar la indignidad de esa apropiacion), de esa franja de territorio paraguayo ocupada por el personajete que se burla de millones de paraguayos acaparando sus fuentes de produccion y condenàndolos a la miseria, al hambre, a la marginalidad, a una vida de parias en su propio pais. Es el ejemplo caricatural del desenfreno individual sin freno legal.

Ahi, el que chille es el que se quemarà politicamente para el resto de la cosecha. Y como no faltaràn, y ya sabemos bien quiénes… serà una forma de ponerlos en evidencia (si faltase aun): quedaràn al desnudo aun con sus caros atuendos, sin sus aires de corderitos a pesar de sus cirugias plàsticas, con la mismisima cara que realmente tienen: la de cinicos vendepatrias que se burlan de la desgracia ajena.

Sus argumentos falaces, sus promesas huecas se les caeràn sobre la cabeza por su propio peso. Y quedaràn como palo de gallinero…

Ese dia, como me voy a reir de los que tanto ya nos hicieron llorar!
Mirtha Ayala

Ecología y defensa de la vida

Los movimientos ecológicos ponen en marcha grandes manifestaciones contra las depredaciones forestales y en favor de la defensa de la fauna.
Plenamente de acuerdo con la necesidad de crear conciencia sobre la preservación ambiental y los recursos naturales de supervivencia. Pero ¿Por qué, dentro de esta campaña, no se incluyen la defensa de las etnias en vías de desaparición? ¿Por qué no programan campañas de indignación contra las matanzas masivas de líderes indígenas que reclaman sus tierras ancestrales, hoy en poder de grandes latifundistas?
Nuestro reclamo de una política más humanista no es apenas una cuestión demagógica o populista, ni mucho menos, es la urgente necesidad de aunar esfuerzos en defensa, no solamente de un grupo humano en situación de precariedad y riesgo de extinción, sino también la desaparición de una de las partes más importantes de nuestra historia (origen y soporte de nuestra cultura) y nuestra raza.
Nuestros indígenas fueron y deben seguir siendo dueños absolutos de sus tierras ancestrales. El Estado Paraguayo debe reparar el crimen de lesa humanidad que, gobiernos anteriores, han cometido contra nuestros antepasados, despojándolos de sus tierras a favor de grandes latifundistas, apenas con el intuito de “pagar favores políticos”
Yo iría más lejos al reclamar la ANULACION completa de los documentos de identidad que les fueron dados, otorgándoles una identidad que no les pertenece. Los indígenas tienen su propia identidad y sus propias reglas, que si no se las mezcla con la de los “ciudadanos” funcionaría mucho mejor que la nuestra. Les hemos hecho CIUDADANOS con el solo efecto de usarlos en campañas políticas, no para asegurarles sus derechos sociales a la Salud, la Educación y la Seguridad. Si les diéramos tierras, ellos mismos tendrían un sistema de salud mil veces mejor que la nuestra, una educación mucho más respetuosa y efectiva que la nuestra y su sistema de seguridad y justicia sería realmente envidiable.
Discúlpenme los defensores de la civilización, pero yo preferiría haber sido “civilizado” por estos “primitivos”

jueves, 5 de enero de 2012

“A los indígenas no hay que comprarles tierras, hay que devolverles tierra”


  • “A los  los hemos maltratado mucho y hemos hecho imposible su modo de vida. Y al hacerla imposible a los , es a los paraguayos que nos hacemos la vida imposible también”.
  • “No creamos que los indígenas son solo una parte de la nación. Ellos son precisamente el caracú del Paraguay y lo que pasa con ellos nos va a pasar a todos.”
  • “La colonización de América no ha terminado, no hay ninguna diferencia entre los encomenderos y los latifundistas de hoy, aunque los latifundistas tienen menos vergüenza en la cara.”
Manifestantes que se oponen al enrejamiento de la plaza Uruguaya. Foto gentileza de Ale Gómez.
Fuente: Comunicación-CEPAG
Bartomeu Meliá, sacerdote jesuita, antropólogo y profundo conocedor de la problemática indígena del Paraguay, habló por la 1300 AM, Radio Fe y Alegría; dio su perspectiva sobre la aprobación del enrejado de la Plaza Uruguaya. “El problema de los indígenas en la Plaza Uruguaya no es un problema indígena, es un problema paraguayo”, opina.
El avispero está movido en la Plaza Uruguaya lo cual es una manera de hacer ver el problema gravísimo y que no está ahí ni está en estos indígenas, según el antropólogo. La polémica que genera la queja de mucha gente que da argumentos como el mal olor, la suciedad y la imposibilidad de visitar el espacio público, y que suma determinado apoyo para el enrejado de la plaza, es quedarse en la superficie, muy en la superficie del problema real.
Cuando Melià sostiene que a los indígenas no hay que comprarles tierras sino que devolvérselas, entra en terreno escabroso pues, por una parte, en cuanto a la compra, son paraguayos quienes están detrás de eso, queriendo lucrar con la venta de esas 7 mil hectáreas, “por un costo exorbitante cuando son incluso tierras de estero, que en gran parte no sirven. Entonces, esto es lucrar a costa de los indígenas pues encima hay comisiones sobre estas tierras”, afirma.
“Además, va contra cualquier sentido común comprar tierras para poner a pueblos diferentes que a las 3 semanas estarán otra vez peleados entre sí”, esto lo afirma Melià en alusión a las pocas luces que tienen autoridades y gente común sobre el trato que se debe dar a la problemática indígena. Viendo esto, él cree que no se puede abusar del dinero de la nación para satisfacer a negociados que se están tramando.
En conclusión, en esta situación de pobreza, de miseria, de desconcierto, de desintegración de las comunidades, está esa masa flotante que es aprovechada por los políticos. Lo de la Plaza Uruguaya, repite y enfatiza, no es problema de los indígenas, es problema de políticos paraguayos.
¿Quién está detrás de esta usurpación? el agronegocio y la ganadería
Seguido del problema de la compra de tierras, se mete a escarbar – ni siquiera tan profundo, aunque podría hacerlo para peor imagen de los avasalladores- en la historia del despojo.
El gran problema de las tierras del Paraguay es la concentración y esto hay que examinar con mucho criterio, opina, ya que es cuestión de abogados, pero de aquellos que sean capaces de salirse del esquema “paraguayo” de lo que es el territorio indígena. “O sea, la usurpación de tierras en el Paraguay es un fenómeno de los últimos 25 años más o menos”.
Melià no anda con vueltas a menos que sea para reforzar verdades. En este caso usa como arma una pregunta retórica  “¿Quién está detrás de esta usurpación?” Y la bala sale disparada. “Todos lo sabemos, es el agronegocio y la ganadería”.  Con el gravamen de que esto está hecho por extranjeros con los cuales colaboran los mismos nacionales, dice.
Tierras malhabidas: continúa el despojo
Pone de ejemplo algo ocurrido en el año 76. Cuando Itaipú se estaba construyendo, recuerda que le encargaron elaborar un documento que recogiera una visión general de cómo estaba el problema. Entidades internacionales habían exigido que las tierras que habrían de ser inundadas, fueran devueltas en las mismas o mejores condiciones a los indígenas ¿qué ocurrió? “Esas lacras de la dictadura”, recuerda y se indigna. Muchas de esas tierras fueron adjudicadas a militares y amigos del gobierno de aquel tiempo. “Estas tierras después se han  vendido y revendido una y otra vez para ir a parar ahora a los colonos brasileros”.
A cada paso que damos hay un fallo de carácter sobre todo jurídico y detrás de él un fallo de carácter legislativo. Entonces, es ahí donde está la gran confusión: los jueces, la Corte Suprema… no quieren tocar el tema.
Hay una ley que dice que sólo en caso de que no se pueda devolver, se comprarán tierras y sin embargo se han comprado habitualmente.
“Estamos de delito en delito, que nos envuelve a todos. En una confusión que uno ya no sabe por dónde ir. Sistemáticamente hay que dar pasos, aunque sean pequeños, para aclarar estas situaciones: ¿quién vendió las tierras? ¿De quiénes eran esas tierras? ¿Tierras malhabidas?, etc.  El abogado, cuando le presentan un título de tierras, asume que es el dueño y ni siquiera se pregunta si son malhabidas, ni de dónde vienen, ni cómo se formó…” Tenemos una sociedad de profesionales muy débiles para estas cosas, opina.
“Dejen a los indígenas en paz”
Bartomeu Melià – quien parece que de tanto repetirlo se cansó de aclarar que su nombre no es “Bartolomé”-  se pregunta cuándo la Corte Suprema entenderá que lo que se usurpó a los indígenas fue un verdadero robo. Revisa la línea del tiempo y se queda en un punto. Esto viene de “los tiempos de Carlos Antonio López, agravado después de la guerra del 70”.
La Constitución Nacional es contundente al respecto y nos lo recuerda el karai Melià, pues dice que estas sociedades indígenas son anteriores a la constitución del Estado paraguayo. Y agrega que “Destruyen un pueblo, destruyen su organización interna… Por favor, déjenles en paz.”

Flores, traidor a la patria

Por  Montserrat Álvarez Hoy, aniversario del nacimiento de su creador, es el Día de la Guarania. Pero además de la guarania como género...