martes, 21 de junio de 2016

Gobierno Cartes: la soja, la droga y el enemigo interno


Un nuevo rumbo
Exactamente una semana después de iniciar su presidencia, el 22 de agosto de 2013, Horacio Cartes obtuvo en el Congreso la reforma de la Ley 1337/99 de Defensa Nacional y de Seguridad Interna. La modificación otorgaba al nuevo presidente la posibilidad de militarizar zonas enteras del país, vía decreto del poder ejecutivo y sin previo acuerdo del Parlamento Nacional, el objetivo mencionado era “enfrentar cualquier forma de agresión externa e interna que ponga en peligro la soberanía, la independencia y la integridad territorial del país”
La ley modificada inaugura el “estado de sitio blando”, nada más normal en la década de la generalización de los golpes blandos, como el que vivió el propio Paraguay en junio de 2012 y abrió la vía para que Cartes llegue al poder en abril del 2013.
El motivo declarado de la medida era el combate a un pretendido grupo guerrillero denominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), que en casi una década de existencia reivindicó varios sonados casos de secuestros extorsivos, quemas de maquinarias de sojeros y de algunos puestos policiales del interior del país, así como diversos enfrentamientos a tiros con fuerzas policiales y militares. En los días previos a la militarización también reivindicó el asesinato de 5 guardias privados de una estancia, en un confuso episodio en Tacuatî, ciudad situada a unos 350 km al norte de la capital. El hecho fue la base para la aprobación de la medida.
El Presidente que prometía un nuevo rumbo para el país y se ufanaba de que nadie le marcaría la agenda, con menos de un mes de gobierno ya estrenaba el nuevo dispositivo enviando fuerzas militares a 3 departamentos del país: Concepción, San Pedro y Amambay.
Guerrilla sin monte pero con sojales
El grupo armado mencionado opera en una zona bastante definida, las propias fuentes policiales y militares los describen como un grupo que no sobrepasaría las 50 personas y al menos en sus intervenciones más publicitadas no dieron muestras de contar con un gran poder de fuego o de disponer de un arsenal muy sofisticado. La región en cuestión, es una de las zonas más deforestadas del país, consecuencia del cultivo intensivo de soja transgénica; vale decir, grandes planicies sin masas boscosas importantes, un terreno que no parece muy propicio para la implantación de una guerrilla rural o que en todo caso debería facilitar la captura de sus integrantes.
En algunas semanas más se cumplirán 3 años de la presidencia de Horacio Cartes y de la militarización de los mencionados departamentos, medida que sigue vigente de forma ininterrumpida hasta hoy. En todo este tiempo su “lucha anti-subversiva” no erradicó el EPP. En cambio, las comunidades campesinas sí que sintieron la presencia militar. Abundan las denuncias por casos de maltrato, abuso de poder, violencia policial, tortura y recurrentes escándalos de corrupción que involucran a las Fuerzas de Tarea Conjunta (policías y militares) que opera en la zona[1], cuyo financiamiento, dicho sea de paso, es sumamente costoso a las arcas públicas[2] y se hace en desmedro de políticas sociales muy necesarias en estos y otros departamentos.
Según denuncian organizaciones sociales y de defensa de los derechos humanos[3], la llegada de la FTC creó un clima de terror en las comunidades campesinas, una sensación propia de tiempos dictatoriales, un contexto en el que cualquier persona en oposición a las políticas gubernamentales o a la expansión del modelo sojero, es asimilado a un alzado en armas o cuándo menos cómplice de los mismos y es tratado como tal.
No hace falta ser muy perspicaz, para entender el efecto de este tipo de métodos sobre un movimiento campesino particularmente fuerte y activo en la región.
La frontera de la droga
La ciudad de Pedro Juan Caballero es la capital del departamento del Amambay, recordemos que dicho departamento es uno de los 3 militarizados por decreto presidencial. Su ubicación en la estratégica “frontera seca” con el Brasil, es un punto clave de la ruta del tráfico de drogas en la región. Una de las puertas de entrada al gigantesco mercado brasilero y atravesando este país puede circular a otros continentes vía océano Atlántico.
Esto dio a la ciudad un sulfuroso prestigio que la situaba como la base de operaciones de diversos capos de la droga del Brasil y de Paraguay y fue el teatro de sonados crímenes. Pero lentamente fue dejando de ser centro del interés mediático, hasta que esta semana los reflectores se enfocaron nuevamente sobre ella. El motivo fue un espectacular atentado contra un capo narco. El ataque se produjo en plena calle y fue ejecutado por un batallón de 100 sicarios - sí, leyó bien, ¡cien![4] – con entrenamiento militar y un impresionante arsenal que incluía una ametralladora antiaérea, que fue utilizada para perforar el blindaje de la camioneta en la que circulaba el mafioso, éste resultó muerto en el ataque con 16 impactos de bala en el cuerpo. Se trataba de un brasileño de 56 años, de nombre Jorge Rafaat y apodado “Sadam” (por Sadam Hussein), procesado por tráfico y lavado de dinero en el Brasil[5], pero que vivía cómodamente instalado en el lado paraguayo de la frontera seca.
Es más, el propio titular de la SENAD (Secretaría Nacional Antidrogas) confiesa que estaba al tanto de las actividades delictivas de Rafaat, pero alega que como no tenían pruebas para llevarlo a prisión[6], seguía libre como los pájaros y era conocido como un “exitoso empresario”. Quien sabe, si se hubiese naturalizado a lo mejor hubiera podido pretender a un cargo electivo o incluso a la presidencia.
Pero hablando más seriamente, el argumento de la falta de pruebas para llevar a prisión a alguien resulta poco convincente mirando el actuar de la justicia paraguaya y su fiscalía, que no se caracterizan por una gran pulcritud en la materia, en estos días se aprestan a condenar con penas de hasta 40 años de cárcel a campesinos acusados de participar en la masacre de Curuguaty[7], trágico suceso que sirvió de coartada al golpe blando contra el gobierno de Fernando Lugo, sin que hayan aportado una sola prueba que incrimine formalmente a ninguno de los encausados en un proceso judicial plagado de aberraciones y violaciones al debido proceso. Es decir, cuando quieren, pueden.
La soja y la droga
Justamente, llegado a este punto, es difícil no hacer la comparación de la militarización y la acción gubernamental en los 3 departamentos mencionados. Mientras que en Concepción y San Pedro, departamentos fuertemente impactados por el avance del monocultivo de soja transgénica y sus efectos sobre el medio ambiente y la población, la represión parece concentrarse sobre las comunidades rurales pobres y las organizaciones campesinas que resisten, con la oportuna excusa del combate a una desarrapada guerrilla; en el departamento de Amambay, donde el problema fundamental es el cultivo y el tráfico de estupefacientes y en cuya capital, están instalados poderosos y conspicuos narcotraficantes que desatan una guerra abierta en las narices de las autoridades, la respuesta es un silencio bastante parecido al omerta.
El Presidente se negó a hacer declaraciones sobre lo sucedido. El ministro de Defensa, Diógenes Martínez, dejó meridianamente claro que el narcotráfico no representa un problema para la seguridad nacional o un peligro para la integridad territorial y que los militares deben concentrarse en los casos de “terrorismo” impulsado por grupos como el escuálido y fantasmagórico EPP[8]. En cuanto al ministro del interior, a pesar de su inoperancia completa sigue en el puesto sin que nadie se explique cómo o por qué.
Para coronar está caótica situación, el jefe de la secretaria de lucha antidroga, acaba de renunciar a su cargo[9], presionado por la ciudadanía luego de una criminal intervención de sus agentes que balearon a una familia, asesinando a una niña de 3 años y dejando entre la vida y la muerte a un joven pariente de la misma. Los agentes de la SENAD y el fiscal interviniente emprendieron el asalto contra “peligrosos narcos” que resultaron ser miembros de una conocida y tradicional familia del país, sin ningún vínculo con la delincuencia.
Con este breve e incompleto balance, parece claro quiénes son los enemigos de este gobierno.

[*] Miembro del Colectivo Paraguay en Francia

sábado, 21 de mayo de 2016

La honestidad.

Por: Jordi Bazán

Paraguay no es un país pobre, mas bien nos han hecho creer que somos un país pobre. 
En realidad, lo que pasa es que sólo hay mucha gente pobre, algunos viven en más extrema pobreza, pero como país somos ricos,

La gran pregunta es "adónde está o adónde va a parar la riqueza del Paraguay.
Una gran parte de nuestra riqueza va a parar en bolsillos de unos pocos que en realidad son los dueños de Paraguay, otra gran parte va a parar en el extranjero y lo poco que sobra reparten al pobre pueblo paraguayo.

Paraguay posee muchos recursos como para que su pueblo salga de la pobreza, paseemos miles de miles de hectáreas de tierras fértiles capaz de producir cualquier tipo de plantación para que Paraguay pueda autoabastecerse sin necesidad de comprar siquiera un kilo de banana del extranjero. 

Puedo asegurarles que si uno come una sandía, naranja, mandarina, etc mientras va caminando y tira las semillas por el camino, les aseguro que en menos de un mes allí brotará una planta de la fruta que habíamos comido.

Nuestra mayor riqueza son nuestras tierras, pero es una lástima que los extranjeros se estén apoderando de nuestras tierras, por ejemplo la zona del Chaco "los menonitas", la zona norte sólo falta cambiar el nombre en el mapa, ya que la mayor parte de esa zona pertenecen a los sojeros brasileños que en realidad no cultivan, mejor dicho matan la tierra con productos químicos qur dejan la tierra muerta. 
En menos de 5 años, esas tierras que fueron tan fértiles quedan inservibles, la historia se repite una otra vez ya que esas tierras lo compraron a precios regalados y luego lo dejan abandonados inservibles para la agricultura. No solo envenenan la tierra, también enferman a los pobres campesinos que viven alrededor, los niños nacen defectuosos o enfermos por causa de los productos químicos utilizados por los sojeros.

Mucha gente sin conocer esta triste historia critican a los pobres campesinos paraguayos diciendo que "los campesinos son muy pobres porque no quieren trabajar", pero "cómo pueden competir con estos sojeros que trabajan la tierra con pesadas máquinas y riegan con avionetas miles de hectáreas de sojas en cuestión de horas? Mientras que los pobres campesinos labran la tierra a pie con dos bueyes, de esta manera es imposible que se vea la riqueza del país.

Esto pasa porque a nuestros gobernantes no les importa un "carajo" su pueblo, a los políticos sólo les importa engordar sus bolsillos, el de sus familiares y el de sus amigos más íntimos (nepotismo).

Digo esto porque nuestro gobierno es un gran banquete para los que están en el poder y sus secuaces (familiares y amigos), el 99% de los que pretenden llegar al poder en realidad sólo piensan en volverse ricos de la manera más fácil y lo más pronto posible (en un periodo de gobierno), es decir robando al pueblo.

De ahí viene el título de mi escrito" LA HONESTIDAD", ya que hemos perdido este valor hace mucho tiempo, específicamente después de la guerra grande del 1870 contra LA TRIPLE ALIANZA", hemos dejado de ser honesto con nosotros mismos vendiendo nuestros votos a cambio de una miseria para luego vivir toda la vida miserablemente.

Seamos honestos y volvamos a creer en nosotros mismos, ya que el cambio està en cada uno de nosotros, que nos hagamos valorar y no colaboremos mas a vender nuestro país.

Nosotros somos los propios culpables de que vivamos en la pobreza, porque permitimos a que estos políticos de miércoles vivan como reyes con 20 guardaespaldas, mientras que un ciudadano común es asesinado por un celular por manos de "motochorros", vivimos en la inseguridad total, es decir, al pueblo le falta lo que los políticos les sobran, "SEGURIDAD".

Culpamos al gobierno de todo y exigimos un país limpio, pero no hacemos nada para limpiarlo.
Criticamos diciendo que las calles están llenos de basuras y que el gobierno no hace nada por limpiarla, en realidad somos nosotros los que tiramos la basura en las calles y no hacemos nada más que criticar.

Que fácil es criticar, como da gusto criticar, pero si somos nosotros mismos los culpables, seamos honestos y dejemos de querernos engañar a nosotros mismos.

Volvamos a ser honestos y a creer en nosotros mismos, piensen que cada uno de nosotros somos importantes y que juntos somos poderosos.

No existe un gobierno más poderoso que un pueblo unido y decidido. A lo largo de la historia han caído reyes, dictadores, tiranos, todas las veces que el pueblo se había revelado.

Por esta razón les digo que necesitamos urgentemente hacer una revolución, pero una revolución PACÍFICA y debe comenzar con cada uno de nosotros mismos.
Dejemos de ser esclavos del sistema y comenzemos a construir el Paraguay que queremos.

Queridos compatriotas hagamos el cambio, el cambio comienza con cada uno de nosotros, seamos unidos y levantemos esa bandera entre todos con una sola mano, levantemos esa bandera por el que miles de valientes soldados  paraguayos dieron la vida por defenderla y gritemos a los 4 vientos "PARAGUAY UNIDO JAMÁS SERÁ VENCIDO".

Firma: Jordi Bazán.

sábado, 14 de mayo de 2016

Las tres izquierdas

ENTREVISTA:ROBERTO MANGABEIRA UNGER MINISTRO DE ASUNTOS ESTRATÉGICOS DE BRASIL

"Brasil es el país más parecido del mundo a EE UU"

Roberto Mangabeira Unger (Río de Janeiro, 1947) es un ministro atípico. Primero por su propia biografía: es catedrático en la facultad de leyes de Harvard (ocupó el cargo a los 29 años, el más joven que ha tenido nunca ese centro universitario y fue profesor del actual presidente de Estados Unidos, Barack Obama), ha escrito numerosos libros sobre política y construcción social y esta considerado como uno de los teóricos más brillantes, y polémicos, en el ámbito del pensamiento social contemporáneo (sus trabajos están disponibles en www.robertounger.net). Es autor de un corto, y muy polémico, ensayo sobre "España y su futuro", que escribió antes de ser ministro, que supone una crítica muy directa a los sucesivos gobernantes que ha tenido la democracia española y que podría resumirse en una línea: España es hoy un país sin proyecto, incapaz de aprovechar su potencial.
Implicado desde hace años en la política cotidiana de su país, Mangabeira, que se considera de izquierda, fue un crítico muy duro del presidente Luiz Inacio Lula da Silva, quien, sin embargo, le llamó un día, en su segundo mandato, para ofrecerle una cartera que sería insólita en cualquier otro país que no fuera Brasil: ministro de Asuntos Estratégicos. Desde Brasilia, donde recibe a El País, Mangabeira analiza las grandes líneas de la vida política social y económica de Brasil y las grandes corrientes internacionales, pero eso no le parece suficiente. "El presidente Lula me propuso que ayudara a formular un modelo conceptual sobre el futuro de Brasil, pero para hacer eso no necesito estar en Brasilia. Para escribir panfletos podría continuar en Harvard. Lo que intento es definir iniciativas concretas que encarnen o anticipen ese cambio en la trayectoria institucional del país. Escoger iniciativas en políticas públicas sectoriales, educación, trabajo, política agrícola o industrial, que tengan efecto práctico inmediato pero que también prefiguren el cambio de rumbo que necesita el país".
En medio de la formidable crisis económica y financiera actual, sus propuestas, no solo para Brasil, sino para la comunidad internacional en su conjunto, adquieren cada día mayor relevancia y son objeto de mayor debate. Uno de sus últimos libros se titula: "¿Qué debería proponer la izquierda?"
Pregunta: ¿Qué debería proponer hoy la izquierda en todo el mundo?
Respuesta: Básicamente hay tres izquierdas en el mundo. Hay una vendida, que acepta el mercado y la globalización en sus formas actuales y que quiere simplemente humanizarlas por medio de políticas sociales. Para esa izquierda, solo se trata de humanizar lo inevitable. Su programa es el programa de sus adversarios, con un descuento social y una renta moral y narcisista. Hay otra izquierda, recalcitrante, que quiere desacelerar el progreso de los mercados y la globalización, en defensa de su base histórica tradicional (los trabajadores sindicados de grandes empresas industriales). Y hay una tercera izquierda, la que me interesa, que quiere reconstruir el mercado y reorientar la globalización con un conjunto de innovaciones institucionales. Para esa izquierda, lo primero es democratizar la economía de mercado, lo segundo capacitar al pueblo y lo tercero, profundizar la democracia. Yo entiendo ese proyecto como una propuesta de la izquierda para la izquierda. Diría, con un lenguaje provocativo y algo teológico, que la ambición de esa izquierda no es humanizar la sociedad, sino divinizar la humanidad. El objetivo es elevar la vida común de las personas comunes al plano más alto. Y todo lo que se hace en materia de lucha contra la desigualdad es accesorio a esto. Rousseau dice en algún lugar: ellos no consiguieron ser hombres; entonces, decidieron ser ricos. Nosotros, la izquierda, no queremos eso, queremos que sean hombres.
P. ¿Como analiza hoy día la crisis económica internacional?
R. Yo diría que hace mucho tiempo que el mundo está sometido al yugo de una dictadura de falta de alternativas y que, en general, en la historia moderna, contrariamente a lo que pensaron muchos de los grandes teóricos sociales, los cambios fueron forzados por las guerras y los colapsos económicos. El trauma fue el requisito de la transformación. Hoy hay una gran pobreza de ideas sobre las alternativas en el mundo. Las ideas que orientaron la izquierda históricamente, como el marxismo, están fallidas y la respuesta a la crisis financiera internacional revela de una forma muy dramática las consecuencias de esa pobreza de ideas. No hay nada que no sea una versión momificada del keynesianismo vulgar, es la única luz en esta obscuridad. Hasta ahora, el debate ha estado casi enteramente dominado por dos temas superficiales: el imperativo de regular los mercados financieros y la necesidad de adoptar políticas fiscales y monetarias expansionistas. Son ideas muy por debajo del nivel, de la dimensión del problema. Los líderes de las veinte economías más importantes del mundo se reúnen en Washington y no tienen nada que decir. La verdad es que los poderosos aborrecen a las ideas; cuando ellos llegan, las ideas se van.
P. ¿De que habría que debatir entonces?
R. Hay tres temas suprimidos en el debate, mucho más importantes que esos dos temas superficiales. Todo lo que se puede hacer, y se debe hacer, en materia de regulación de los mercados financieros y de expansionismo fiscal y monetario depende, para su eficacia, del enfrentamiento de esos temas subyacentes más importantes. Son tres. Primero, la necesidad de superar los desequilibrios estructurales en la economía mundial entre los países con superávit en comercio y ahorro, empezando por China, y los países deficitarios en comercio y ahorro, comenzando por EEUU. El motor del crecimiento mundial, en los últimos años, fue el acuerdo implícito entre esos dos elementos. Ese motor se ha roto y vamos a tener que conseguir otro. Eso exigirá grandes cambios en EEUU, en China y la organización de la economía mundial.
P.¿No se trata de regular, sino de reorganizar?
R. Efectivamente. Vamos al segundo punto: la necesidad de que la regulación de los mercados financieros sea parte de una tarea mayor, que es reorganizar la relación entre el sistema financiero y la producción. Reorganizar específicamente el vínculo entre finanzas y producción. De la forma en que se organizan hoy las economías de mercado, el sistema productivo está básicamente autofinanciado. ¿Cuál es entonces el propósito de todo el dinero que está en los bancos y en las bolsas de valores?. Teóricamente sirve para financiar la producción, pero en realidad es solo va oblicuamente a ese cometido. Eso no tiene que ser así y eso es el resultado de las instituciones existentes. En este sistema, las finanzas son relativamente indiferentes a la producción en tiempos de bonanza y son una amenaza destructiva cuando surge una crisis como esta. Es decir, son indiferentes para el bien y eficaces para el mal.
P. ¿Y el debate sobre la distribución de la riqueza?
R. Ese es el tercer punto del que hablaba. El vínculo entre recuperación y redistribución. Todos admiramos la construcción en la segunda mitad del s. XX en EEUU de un mercado de consumo en masa. En principio, la construcción de ese tipo de mercado exige la democratización del poder adquisitivo y, por lo tanto, redistribución de la renta y de la riqueza, pero eso no sucedió en EEUU. Ocurrió lo contrario, hubo una violenta concentración de la renta y de la riqueza. ¿Cómo entonces consiguieron los norteamericanos la construcción de un mercado de consumo en masa?. Parte de la respuesta está en lo que sucedió con la supervalorización inmobiliaria ficticia. Ha habido una falsa democratización del crédito, una democratización postiza, precaria del crédito, que hizo las veces de la democratización de redistribución la renta y de la riqueza, que no hubo. Y ahora que ese sistema está destruido, es necesario crear una nueva base para el mercado. Es necesario insistir en cambios más profundos. Lo que yo le digo a mis ciudadanos es que yo quiero una dinámica de rebeldía; pero la rebeldía es una condición necesaria, pero no suficiente. Necesita una aliada que es la imaginación, la imaginación institucional.
P. ¿Cuál es el papel de Brasil en esa polémica?
R. Voy a decir inmediatamente lo que me parece más importante de Brasil. Su atributo más destacable es su vitalidad. Brasil es, sobre todo, vida. Hierve de vida que viene de abajo y esa vitalidad tiene una expresión social muy importante. La clase media tradicional en Brasil hace mucho tiempo que esta debilitada, económicamente y espiritualmente. Yo digo espiritualmente porque esa clase media tradicional amenaza, al igual que en los países ricos del Atlántico Norte, con una cultura de desencanto con la política. Pero Brasil no es Dinamarca, en nuestro país todo continúa dependiendo de soluciones colectivas a problemas colectivos. Nosotros necesitamos desesperadamente la política.
P. ¿Esta surgiendo una nueva clase media?
R. Surge, al lado de esa clase media tradicional, una segunda clase media que viene de abajo. No es una clase media europeizada, sofisticada; es ruda, morena, mestiza, de millones de personas que trabajan, luchan, para abrir pequeñas empresas, que estudian por la noche y que inauguran una cultura de autoayuda iniciativa. Es el horizonte que la mayoría quiere seguir. Pero sin tener cómo seguirlo, sin instrumentos ni ayuda. Yo entiendo que la gran revolución en Brasil hoy, sería que el Estado usara sus poderes y recursos para permitir a la mayoría seguir el camino de esa vanguardia de batalladores emergentes. Para eso tendría que innovar en las instituciones, económicas y políticas. Y ahí está un gran problema, porque nuestros dirigentes históricamente demostraron una completa falta de imaginación y de audacia. Nuestra gran tarea nacional hoy, colocada en sus términos más sencillos, sería instrumentalizar esa energía, esa energía que viene de abajo. Ahí hay dos grandes proyectos. Un proyecto de democratizar la economía de mercado y un proyecto de profundizar la democracia política. Y eso vale para encarar la crisis en todo el mundo.
P. ¿Impulsará Brasil la construcción de un proyecto común en América Latina?.
R. Al proyecto de unión sudamericana le falta un corazón, un cerebro. Es todo esqueleto, estructura, no tiene espíritu. La UE tuvo dos premisas: ser un proyecto de paz perpetua, para poner el fin al siglo de las guerras europeas, y ser un gran espacio de un modelo de organización social y económica diferente del modelo de EEUU. Nosotros no construimos aún en América del Sur una contrapartida para eso, tratamos de comercio, de integración energética y logística, pero no tratamos de lo más importante: cuál es nuestro proyecto, cuál es nuestro camino en el mundo. Yo creo que la afirmación de ese modelo, de esa trayectoria, en Brasil, que es, de lejos, el país más preponderante de América de Sur, permitiría dar un corazón, un cerebro, al proyecto de unión sudamericana.
P. ¿ Como son las relaciones entre Brasil y Estados Unidos?
R. Yo digo siempre que Brasil es el país del mundo más parecido a EEUU, aunque esa semejanza no se reconoce, ni en EEUU ni en Brasil. Son dos países con tamaños prácticamente idénticos, fundados con la mismas bases, población europea y esclavitud africana, multiétnicos. Los más desiguales de su tipo. EEUU, el más desigual de los países ricos; Brasil, el más desigual de los grandes países en desarrollo. Y paradójicamente, en esos dos países muy desiguales la mayor parte de los hombres y de las mujeres comunes continúan pensando que todo es posible. Brasil tiene, sobre todo ahora, una oportunidad extraordinaria y considero que un compromiso crítico con EEUU. Ellos están buscando en este momento, un momento de inflexión histórica, un sucedáneo al proyecto de Roosevelt. En Brasil estamos en una búsqueda paralela de un nuevo modelo de desarrollo que transforme la ampliación de las oportunidades económicas y educativas, en el propio motor del crecimiento económico. No se trata de discutir solo en el nivel de las abstracciones ideológicas; mi propuesta es que construyamos experimentos comunes en las instituciones que definen la economía de mercado y la democracia (FMI,BM, OMC, ONU)
P. ¿Participa el presidente Lula de su análisis estratégico?
R. Lula es, en algunos aspectos, una personalidad opuesta a la mía, pero él tiene intuición, y capta y traduce en sus discursos, lo noto cada vez más, esas cosas.

EL PROFESOR DE OBAMA

"Barack Obama es un hombre muy inteligente, muy abierto, pero al mismo tiempo muy cauteloso". Roberto Mangabeira tuvo como alumno al actual presidente de Estados Unidos en un curso que impartió en Harvard dedicado al análisis de posibles alternativas progresistas para democratizar la economía de mercado y profundizar la democracia tanto en países ricos como pobres. ¿Comparte Obama sus teorías?. El catedrático de Harvard se expresa con mucho cuidado: "Obama fue mi alumno. Tengo relaciones cordiales con el y un gran aprecio. Es un hombre con una gran inteligencia, una inteligencia con cualidades morales y de índole práctica. Cuando se formó en la escuela, rechazó a grandes firmas y fue a enseñar derecho constitucional a Chicago. Eso impresiona y da muestra de su gran capacidad de sacrificio. Pero no se debe centrar todo en la personalidad del nuevo presidente, sino en el propio país, porque el gran actor en estos momentos es Estados Unidos, un país en evolución que vive hoy día una gran apertura y un gran fervor". "El resultado de todo esto", asegura Mangabeira, "dependerá de la alianza entre política y pensamiento".
"Obama es, sobre todo, un hombre muy representativo de la cultura pública de Estados Unidos, centrado en lo pragmático. Sabía poner de lado la retórica engañosa y enfocar el contenido práctico de los experimentos libertadores". ¿Será ahora capaz de responder a todas las expectativas que ha levantado? Mangabeira cree que la mayoría de los colaboradores del nuevo presidente son personas muy experimentadas, muy inteligentes, pero con ideas muy convencionales. Por ahora, explica, las ideas que han expresado están muy circunscritas a un programa en el que lo básico es regular los mercados financieros, adoptar políticas fiscales y monetarias expansivas, promover energías renovables relacionadas con el cambio climático, usar el poder del Estado para ampliar la cobertura de seguros privados salud, respetar más el multilateralismo en las relaciones internacionales y, finalmente, sacar las tropas de Irak y recolocarlas en Afganistán.
"Eso puede parecer mucho", afirma el ministro de Asuntos Estratégicos de Brasil, "pero es muy poco desde el punto de vista de las expectativas de Estados Unidos. El presidente va a oscilar entre el horizonte programático circunscrito a esos elementos y ese mandarinato, y la inquietud del país, que está más abierto a un cuestionamiento y a un autocuestionamiento de lo que estuvo nunca desde la década 30 del siglo pasado. Yo solo puedo esperar que EEUU continue hirviendo y que la imaginación aparezca en su gran tarea para tomar el lado de los inquietos".
"Lo más importante en estos momentos en Estados Unidos es la actitud de sus jóvenes. Más de 10 millones de voluntarios trabajaron gratuitamente en la campaña de Obama: son un síntoma de ese momento increíble. Ese idealismo necesita un rumbo, necesita de imaginación. Todo va a estar determinado por el ambiente del país. A mi me gustaría que ese movimiento crítico en Brasil y en estados unidos nos pueda ayudar recíprocamente. A librarnos de nuestros pecados, ellos de su idolatría institucional y nosotros de nuestra rendición institucional. Espero que los norteamericanos mantengan la presión al servicio de la humanidad. Será muy importante para todo el mundo. Y si los europeos despiertan, porque el ritmo histórico dice que los europeos despiertan en las guerras y se adormecen en la paz, sería aun mejor".

lunes, 9 de mayo de 2016

CERCO MEDIATICO ES CONSTRUIR VERDADES NO CIERTAS


Ing. Eduardo Felippo (disculpe que lo cite)

Ing. Eduardo Felippo, o Ing. Eduardo Felippo Pte. de la U.I.P, (disculpe que lo cite), sábado 7 de mayo pág. 18, Ud. realizó a ABC Color una serie de aseveraciones de su entera creatividad que exceden en mucho su carácter de Pte. de la U.I.P y lo convierten en un ciudadano muy comprometidamente descalificador de las acciones populares, o en un militante político oficialista.
Sus manifestaciones en contra de los estudiantes, de su libertad de expresión y su inteligencia, de la posibilidad de los manifestantes de obrar con libre albedrío e independencia; y la atribución de la renuncia de la Ministra a la acción de desestabilizadores y profesionales a sueldo merecen más aclaraciones. Al final de la entrevista dijo que esto va a terminar mal; que la ministra no hizo nada malo y que lo que ocurrió son cuestiones administrativas de último nivel, dudando de que los chicos tengan la capacidad de evaluar cuáles son los planes y los problemas de estudio, y que recién cuando lo supieran se podría hablar.
Empresario, Pte. de la UIP, militante político oficialista o nuevo Catón, quien será el Ing. Eduardo Felippo (disculpe que lo cite) que fue entrevistado.?
Debiéramos saber si el Ing. Eduardo Felippo (disculpe que lo cite), habló personalmente o si lo hizo en nombre de su organización, para lo cual debió haber tenido una reunión de la directiva de que lo aprobara.
El Ing. Eduardo Felippo (disculpe que lo cite), asevera según el periodista que no se puede echar a un ministro por una razón administrativa “de menor cuantía”. Esta razón de menor cuantía, es que con el ahorro de cada cena o almuerzo con organizaciones internacionales se puede reparar o levantar un aula, y hay que agregar que estos valores se manejan en todas las entidades del Estado y habría que verificar en que se basa Contrataciones Públicas para aceptar como base estos valores y porqué se le acepta?.
El Ing. Eduardo Felippo (disculpe que lo cite), no leyó por lo visto éste artículo de 5 días “Paraguay figura en el último puesto del ránking de la educación del Foro Económico Mundial”, ni que los estudiantes llevan 8 meses de reuniones escuchando a las autoridades sin ser escuchados, y sin que las promesas realizadas por las últimas sean cumplidas.
Y sin duda que las palabras entrecomilladas del Ing. Eduardo Felippo (disculpe que lo cite), vienen de una época en que el concepto era el estado feudal, dueño del hombre, sus ideas, sus proyectos, sus necesidades y su vida y no la del ser humano constructor del estado democrático como se está intentando ahora.
Entrecomillados (1) “estudiantes manipulados”, (2) “desestabilizadores profesionales pagados”, (3) Y así nos vamos, “pero esto es un proceso muy peligroso que puede terminar mal”, (4) “errores” cometidos por la Ministra Lafuente respondió: “La Ministra no hizo nada. El tema de la licitación del agua, el cocido, etc. Son cuestiones administrativas de último nivel. Ahora, si me dicen que los chicos tienen la capacidad de evaluar cómo se está evaluando la educación secundaria, cuales son los planes y el sistema de estudios, allí si podríamos hablar”, (5) finalmente insistió en que no se puede echar a un ministro por un problema administrativo de menor cuantía”
Esperábamos que el Ing. Ricardo Felippo (disculpe que lo cite), presidente de un gremio de altísima eficiencia, que maneja números, que lidia constantemente con costos y beneficios debería hacer de la U.I.P una de las plataformas de lucha más fuerte por ahorrar los recursos nacionales y denunciar sus despilfarros, entendiendo que no estamos en condiciones en gastar millones de dólares en agasajos, pasajes de primera clase y estadías y almuerzos en hoteles de 5 estrellas; habiendo otras alternativas, y teniendo 1 millón de personas con hambre, 100.000 damnificadas por creciente, miles de alumnos que en lugar del pizarrón miran el techo para ver cuando cae, centenares de escuelas y colegios que son árboles y mesas de ladrillos, 2% de la personas propietarias del 80% de las tierras productivas del país y siendo el país con este deshonroso honor de que el “PARAGUAY FIGURA EN EL ÚLTIMO PUESTO DEL RÁNKING DE LA EDUCACIÓN DEL FORO ECONÓMICO MUNDIAL”.
No hace falta defender éste título, ni como en otras épocas, pintar los árboles y los cordones de las veredas para agasajar al visitante, los gringos saben que somos pobres y seamos recíprocos en la gentileza, en la atención de los visitantes como podemos, y con lo que tenemos.
Basta de Lomito vacuno fileteado con salsa demiglace, pavita ahumada fileteada, lomito al champignon para los gringos, y para el pueblo hule.
PALI

Los socios paraguayos del General Videla

Fuente: El Nuevo Diario

El 26 de abril de 1977 el empresario argentino Fernando Branca llegó como de costumbre al departamento que compartía con su cónyuge cuando al intentar entrar se llevó una sorpresa. Un oficial naval le impedía entrar en su propia casa.  Nada más y nada menos que el temible Almirante Massera, alias el Negro, estaba revolcándose con su esposa Marta Rodríguez McCormack (que a la vez era amante del jefe naval) y había dado órdenes de no ser molestado, y mucho menos por el marido de su acompañante. 
Dos días después, el 28 de abril de 1977, como para resarcir su descortesía, Massera invitó a Branca a navegar por el río de la Plata en su lujoso yate, travesía durante la cual el empresario se ausentaría para siempre.  Tres meses más tarde, la madre del empresario Isolina Margarita Maltaneri de Branca, presentó un recurso de hábeas corpus a favor de su hijo desaparecido, pero para entonces los pundonorosos soldados que enviaron a sus reclutas sin abrigos ni pertrechos a enfrentar a la Royal Navy en las islas Malvinas ya estaban subastando las propiedades del ausente.
Aunque cueste creerlo, los miembros del Grupo de Tareas 3.3.2 de la Armada argentina llegaron a montar una inmobiliaria para la refacción y venta de los inmuebles de los desaparecidos. 

Un epílogo parecido tuvo la historia del capitán José Antonio Valiente, primer marido de Graciela Pappalardo y cuñado de Teófilo Conrado Pappalardo, quien fuera jefe de Ceremonial del Estado durante la dictadura de Alfredo Stroessner en Paraguay y reconocido operativo del Plan Cóndor, como proveedor de pasaportes a los asesinos de Orlando Letelier.  
José Antonio Valiente, dueño del desaparecido bar "Felsina", fue ultimado en nebulosas circunstancias en Buenos Aires, Argentina, poco después del Golpe Militar con el que Videla y Massera derrocaron a Isabel Perón en marzo de 1976.  Según documentos obrantes en el Archivo del Terror (Microfilm 00028F0474), el presunto asesino habría sido Juan Carlos Cabañas, ex secretario del Dr Edgar L. Ynsfrán, temible ministro del Interior del dictador Stroessner, en el período de mayor auge de la sangrienta represión. 
José Antonio Valiente tuvo una hija de nombre María Adelaida, a quien se le  cambió el apellido con el mismo modus operandi de la represión del Proceso de Reorganización Nacional.  

El crimen de José Antonio Valiente nunca fue aclarado, las autoridades argentinas en ese momento estaban muy ocupadas perpetrando un genocidio contra su propio pueblo para investigar el asesinato de un paraguayo en la capital federal. Así el empresario gastronómico desapareció  sin dejar rastros y sin que su nombre figure siquiera entre los miles de desaparecidos en la Argentina entre 1976-83. 
El matrimonio de Graciela Pappalardo con José Antonio Valiente fue anulado por el Juez Angel Roberto Seifart, quien luego sería vice-presidente del Paraguay, así que Graciela Pappalardo no tuvo inconvenientes para contraer nupcias con el empresario periodístico Aldo Alberto Zucolillo Moscarda, director y propietario del diario ABC color y hoy entusiasta impulsor de la candidatura del obispo Fernando Lugo a la presidencia del Paraguay. 

Pero las coincidencias entre el tenebroso "proceso" argentino y sus impunes amigos paraguayos van más allá del paralelismo entre estos hechos, dado que el propietario del medio más influyente de la capital paraguaya  se destacó también por su intransigente defensa de las dictaduras de Stroessner, Pinochet y Videla, entre otros subproductos de la política exterior norteamericana. En la página 302 del libro “Es mi informe” del Dr. Alfredo Boccia Paz, Myrian González y Rosa Palau se lee que el gran luchador por la libertad de expresión Aldo Zucolillo, entre otros importantes empresarios, aportó un millón de guaraníes de entonces para el relacionamiento internacional y las actividades anticomunistas de “La Técnica”, de acuerdo a documentos encontrados en los Archivos del Terror, clasificados en la Carpeta DNAT, marzo de 1979.
Aunque consuetudinariamente ABC y Zucolillo pretenden pasar por nacionalistas, el nacionalismo no condice con la prosapia de Aldo Zucolillo, hijo de don Antonio Zucolillo Abbondante, quien vendiendo “abondante” azúcar a los bolivianos en plena guerra del Chaco no pudo haberle explicado a su vástago gran cosa sobre la rentabilidad del patriotismo.
Sí concuerda, en contrapartida, con el hábito del dueño de ABC de intentar borrar su pasado vergonzante con itinerarios de ida y vuelta, y mentir con insistencia goebbeliana.
En este empeño, hasta fue capaz de contratar a Christian Zimmerman para predicar desde ABC la receta del mago Martínez de Hoz, de cuya efectividad estaba a punto de convencernos cuando salieron a la luz sus aventuras de Bancopar y otras financieras.
Es bien sabido que los periodistas al servicio de Aldo Zucolillo y Antonio J. Vierci, dueños de los diarios ABC color y Ultima Hora respectivamente, son humillados por la mafia recibiendo como sueldo bonos de supermercardos o deteriorados automóviles usados e introducidos ilegalmente al país, provenientes del puerto chileno de Iquique, actitud rastrera que  dice todo de la autonomía de pensamiento, dignidad y credibilidad de los escribientes en cuestión. 
Como obediente lacayo del imperio, Zucolillo se aggiornó a los dictados del imperio cuando la guerra fría tocaba a su fin, y se convirtió a los ideales democráticos, convencido por las fuertes sumas recibidas de la NED, institución alternativa a la CIA creada para el  intervencionismo imperialista.
El 13 de marzo de 1989 el ex agente de la CIA y colaborador de John Maisto en la captura y asesinato del Che Guevara en Bolivia, luego empleado de Andrés Rodríguez, el embajador Timothy Towell, escribió una carta donde explicaba el objetivo de la visita del presidente de la NED Carl Gershman al Paraguay.
Ese mismo año se derrumbaba el imperio soviético y con él la propaganda con que Stroessner justificaba sus abusos, mientras en Nicaragua se imponía Violeta Chamorro en las elecciones. En los comicios nicaragüenses habían sido decisivos, para lograr la derrota electoral sandinista, los mil millones de dólares invertidos por un organismo creado pocos años atrás como alternativa a la CIA para promover “golpes suaves” con el argumento de la chequera imperialista: La National Endowment for Democracy.
Considerando inminente el fin de Stroessner, el imperio norteamericano se movilizó para impedir que sus adversarios tomen las riendas a su caída, para lo cual se apresuró a ganar para la causa del continuísmo de la dominación imperialista a los disidentes con una muy buena remuneración.
Entre estos disidentes a sueldo se contaron dos personajes que controlan en Paraguay un alto porcentaje de lo que se puede decir: Aldo Zucolillo y Humberto Rubín, quienes venían buscando con ansiedad un acercamiento con el imperio, logrando recibir invitaciones del ex director de la CIA y entonces Vice-Presidente George Bush (padre) en noviembre de 1986.
Estos fructíferos vínculos se tradujeron en fuertes sumas en dólares que empezaron a fluir hacia Asunción, donde operaba para la CIA desde 1979 el nicaragüense-norteamericano Agustín Torres Lazo, en una oficina de inteligencia que se ocultaba bajo la falsa fachada de “Instituto Americano para el Desarrollo del Sindicalismo Libre” en la Calle Montevideo nº 822.
No está demás rebobinar otras historias, para que la memoria no flaquee puedan repartirse equitativamente las culpas. 
Al conocerse a principios de marzo en Asunción la próxima visita de Videla, ABC color publicaba un recordado editorial donde criticaba al presidente Jimmy Carter por su énfasis en la promoción de los Derechos Humanos y defendía al proceso argentino sentenciando que al presidente norteamericano le era muy fácil pontificar lejos del problema. Por las mismas fechas eran apresados en Asunción Alejandro José Logoluso y Marta Landi, entregados a los sicarios de Videla por las fuerzas represivas paraguayas. Los grupos de tareas del jefe de la policía política Pastor Coronel tampoco se apiadarían de José Nell, paralítico desde que recibió una bala en los disturbios desatados en Ezeiza por el retorno de Perón. 

Quedaron como mudos testigos de estos traspasos una ficha policial de la Dirección de Registro de Extranjeros paraguayos de la desaparecida argentina Dora Marta Landi Gil, que está fechada en Asunción en marzo de 1977; una tarjeta del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social de Marta Landi, que está registrada en Asunción el 10 de marzo de 1997; y un informe de la policía de Asunción, donde se notifica que Marta Landi (argentina), Alejandro José Logolusso (argentino), José Nell (argentino) y otros han sido expulsados del país. Este informe policial está fechado el 16 de mayo de 1977.
Entre los documentos, también destacan un registro de vuelo en el que se acredita que, el 16 de mayo de 1977, el capitán de corbeta José Abdalá, (alias Turco) trasladó a Landi Gil y a su compañero, Alejandro José Logolusso, de Asunción a Buenos Aires. 
Luego de las debidas medidas profilácticas y barridas de subversivos, el 20 de abril de 1977, era recibido por Stroessner con los honores correspondientes, el Teniente General Jorge Rafael Videla, quien llegaba al Paraguay acompañado de su esposa Alicia Raquel Hartidge. A la noche se llevó a cabo una recepción de gala en el Palacio de Gobierno de Asunción, donde no faltaron los pundonorosos y austeros luchadores por la libertad de expresión, que aún no habían sido seleccionados por la embajada norteamericana como propagandistas de la democracia tutelada.  
Desafortunadamente, el almirante Massera se contaba esa noche entre los invitados  del tiranosaurio Stroessner, dado que para esa misma semana había hecho otros compromisos y debía  emprender un distendido paseo en yate por el Plata. (LAW) 

miércoles, 13 de abril de 2016

La otra cara de las protestas de los campesinos en la plaza de Armas

Fuente: uhora.com.py 

Están allí desde hace varios días y, sin embargo, son invisibles para muchos. En medio de improvisados campamentos, los campesinos que exigen al Gobierno la condonación de sus deudas forjaron un universo propio en la céntrica plaza de Armas de la capital del país.
Por Elías Piris | Twitter: @eliaspiris
Fotos: Fabián Fleitas
Son las 14.30 y el calor en la mole de cemento suma puntos al estoicismo de los miles de campesinos que acampan frente al Congreso Nacional.
Ingresamos sin mayores inconvenientes. Miradas van y vienen. Somos como extranjeros caminando en nuestro propio país. Habitamos en el mismo territorio que ellos, sin embargo, vivimos en mundos paralelos.
Esa es la impresión al atravesar las carpas de hule que se extienden a lo largo de una de las plazas más emblemáticas de una capital que se va distanciando cada vez más de tierra adentro.
Muchas preguntas giran en torno a las movilizaciones que desde hace varios días crispan los nervios de quienes deben hacer trámites temprano en la mañana, llegar a tiempo a la oficina y llevar a los chicos al colegio. También son muchos los calificativos despectivos hacia los campesinos.
"Los que están arriba son los verdaderos haraganes, no los campesinos que están acampando acá", nos dice enojada Eva Gómez, vendedora de ropas del populoso Mercado N.º 4 y quien se encuentra comerciando ropas a bajo costo en la plaza.
"Lo que más se vende son los shorts y la ropa interior", comenta ante nuestra consulta.
Un poco más adelante de las carpas donde son muchos los que hacen la siesta, todavía se puede ver que algunos reponen energías en la olla popular. Bolsas cargadas de galletas, palitos y coquitos completan la escena. Los restos de leña se mantienen alrededor de una gran cacerola de hierro donde horas atrás se cocinó un poderoso guiso de carne.
"Es impresionante la disciplina de los hermanos campesinos, tanto para preparar la comida, limpiar la plaza y con el tema de la seguridad a la noche", nos comenta María Rosa Arias, una de las cooperativistas que se encuentra en el sitio.
Si bien salen cada tanto a dar un paseo en familia por el centro de la ciudad, a partir de las 17.00 un dispositivo de seguridad conformado por los propios campesinos se encarga de que no haya infiltrados, es decir, que nadie más ingrese a los campamentos.
Las peñas musicales, el juego de barajas y las rondas de tereré son elementos ideales a la hora de pasar el tiempo entre las carpas.
En el medio de la plaza se erige un humilde puesto de salud que sirve para atender los casos más urgentes.
"Tenemos muchos casos de dolores de cabeza, diarrea, gripe y los más adultos padecen problemas de presión", señala Rosa López, una mujer sonriente que oficia de médica de guardia en la carpa.
Rosa no niega sus orígenes. "Soy sanpedrana de corazón, vine desde Santa Rosa del Aguaray".
A Rosa le preocupa que los niños contraigan enfermedades en la piel por bañarse en las contaminadas aguas del río Paraguay, algo que según relata es muy difícil de evitar.
"Por ahora estamos aguantando porque hay remedios, después apelaremos a la solidaridad de los ciudadanos. Nos va a faltar ibuprofeno y paracetamol especialmente", añade.
Nos despedimos de ellos y salimos de la plaza. Unas cuadras más adelante, no son pocos los que utilizan las aguas de la Bahía de Asunción para refrescarse y también para lavar la ropa.
El país en una plaza. De un lado las carpas de los campesinos y del otro las casitas de chapa y madera terciada de los damnificados. Dos mundos estrechamente relacionados y que hoy se retroalimentan. En la plaza de Armas hoy está presente el país, varios se resisten a ver..