Translate - Traducir -Traduction

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

jueves, 7 de marzo de 2013

‎"Hugo Chávez, el niño que vendía papaya"



"Hugo Chávez, el niño que vendía papaya" (Recorte de nota de Bonifacio Cañibano, tomado del diario argentino La Mañana de Córdoba, lmcordoba.com.ar).

Pobre de solemnidad, Chávez vendía en los recreos de la escuela y en el pueblo "arañas de lechosa", un dulce que preparaba su abuela.

Su curiosidad por la historia le venía de pequeño, de cuando se sentaba en la primera fila de la escuela de su pueblo presidida por dos retratos: el del general Zamora, alias cara de cuchillo y el de Simón Bolívar.

A Chávez le gustaba leer historia. Dicen los que le conocían que era una de esas personas que se llevan libros prestados de las casas de sus amigos y nunca los devolvían. Su curiosidad por la historia le venía de pequeño, de cuando se sentaba en la primera fila de la escuela de su pueblo presidida por dos retratos: el del general Zamora, alias cara de cuchillo y el de Simón Bolívar.

La escuela de Sabaneta no era mucho mejor que el resto de las casas del pueblo donde nació, desperdigadas en tres calles polvorientas, con techos de palma y suelo de tierra. Allí vivió durante toda su infancia, en la casa de su abuela Rosa Inés, junto con su hermano mayor Adán. Sus padres vivían en otra casa cercana. Lo que ganaban no era suficiente para alimentar a sus hijos. Llegaron a tener seis y Hugo fue el segundo; su madre tenía 19 años cuando él nació. Pobre de solemnidad, vendía en los recreos de la escuela y en el pueblo «arañas de lechosa», un dulce hecho con papaya que preparaba su abuela.

Chávez era mestizo, como la mayoría de los venezolanos; su padre negro, su madre blanca y su abuela Rosa Inés descendiente de los indios del llano.

Los genes blancos le vienen de su bisabuelo Pedro Pérez Delgado, conocido por Maisanta, que a los 16 años mató a un coronel que había dejado embarazada a su hermana y se pasó media vida huyendo hasta que se reenganchó en la guerrilla. Le llamaban Maisanta porque cuando cargaba contra sus enemigos iba gritando «Madre santa... ¡Ayúdame!». El apellido Chávez lo heredó de su bisabuela, con la que Maisanta, que tuvo varios hijos desconocidos, nunca se casó.
"Hugo Chávez, el niño que vendía papaya" (Recorte de nota de Bonifacio Cañibano, tomado del diario argentino La Mañana de Córdoba, lmcordoba.com.ar).

Pobre de solemnidad, Chávez vendía en los recreos de la escuela y en el pueblo "arañas de lechosa", un dulce que preparaba su abuela.

Su curiosidad por la historia le venía de pequeño, de cuando se sentaba en la primera fila de la escuela de su pueblo presidida por dos retratos: el del general Zamora, alias cara de cuchillo y el de Simón Bolívar.

A Chávez le gustaba leer historia. Dicen los que le conocían que era una de esas personas que se llevan libros prestados de las casas de sus amigos y nunca los devolvían. Su curiosidad por la historia le venía de pequeño, de cuando se sentaba en la primera fila de la escuela de su pueblo presidida por dos retratos: el del general Zamora, alias cara de cuchillo y el de Simón Bolívar.

La escuela de Sabaneta no era mucho mejor que el resto de las casas del pueblo donde nació, desperdigadas en tres calles polvorientas, con techos de palma y suelo de tierra. Allí vivió durante toda su infancia, en la casa de su abuela Rosa Inés, junto con su hermano mayor Adán. Sus padres vivían en otra casa cercana. Lo que ganaban no era suficiente para alimentar a sus hijos. Llegaron a tener seis y Hugo fue el segundo; su madre tenía 19 años cuando él nació. Pobre de solemnidad, vendía en los recreos de la escuela y en el pueblo «arañas de lechosa», un dulce hecho con papaya que preparaba su abuela.

Chávez era mestizo, como la mayoría de los venezolanos; su padre negro, su madre blanca y su abuela Rosa Inés descendiente de los indios del llano.

Los genes blancos le vienen de su bisabuelo Pedro Pérez Delgado, conocido por Maisanta, que a los 16 años mató a un coronel que había dejado embarazada a su hermana y se pasó media vida huyendo hasta que se reenganchó en la guerrilla. Le llamaban Maisanta porque cuando cargaba contra sus enemigos iba gritando «Madre santa... ¡Ayúdame!». El apellido Chávez lo heredó de su bisabuela, con la que Maisanta, que tuvo varios hijos desconocidos, nunca se casó.

No hay comentarios:

Flores, traidor a la patria

Por  Montserrat Álvarez Hoy, aniversario del nacimiento de su creador, es el Día de la Guarania. Pero además de la guarania como género...