Translate - Traducir -Traduction

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

viernes, 7 de septiembre de 2012

Trabajar bajo peligro


Dolor, indignación, rabia, impotencia, todo eso junto es lo que uno siente al leer la crónica sobre el fallecimiento del joven policía Alexis Acosta, en el policlínico policial Rigoberto Caballero de Asunción, tras el ataque a balazos a una caseta policial situada en Azotey, sobre la ruta III Gral. Elizardo Aquino, Departamento de Concepción, por un grupo que, según el reporte policial, sería parte del EPP (grupo que dice luchar por la justicia social, contra los latifundistas en el Paraguay).
Los familiares del policía fallecido decidieron donar los órganos del mismo, lo que demuestra, una vez más, la capacidad de raciocinio y humanidad del paraguayo. En el rostro de Don Nicasio, el padre de la víctima, no había rabia, ni odio, había dolor y resignación. El día antes, Don Nicasio había declarado a una emisora de Asunción que habían dejado una millonaria deuda en un Sanatorio de PJC, tras los primeros cuidados que le fueran dispensados en dicho centro asistencial privado.
Es aquí donde me entra la rabia en su máxima potencia, no puedo entender que un ciudadano, encargado de la seguridad de miles de otros ciudadanos, expuesto al peligro las 24 horas de su vida, más aún en una zona como Yby Yaú y su zona de influencia, no tenga un seguro médico que le garantice a él y su familia una asistencia de urgencia y consulta sin comprometer la economia de su familia.
Acostumbramos tildar de corruptos, bandidos o coimeros a los policías, (que los hay los hay y a montones) pero nunca nos hemos puesto a pensar en las condiciones laborales en el que se desenvuelven estos ciudadanos. Las comisarías no tienen las más mínimas comodidades para el buen desempeño de las funciones policiales básicas, ni que decir para hacer frente a una situación como la que se planteó y se seguirá planteando en esa zona, mientras no se extirpe la narco mafia.
El policía no tiene ninguna seguridad ni libertad de acción en su labor, aparte de no contar con los elementos básicos para su propia seguridad, tiene en sus espaldas a sus superiores, que muchas veces le exige mucho más de lo que, como policía, debe hacer. En muchos casos, como el de Yby Yaú específicamente, también tiene que “encuadrarse” a un Diputado, rendirle cuentas, (soltar presos  o apresar a alguien al antojo del mismo). No cuentan con patrulleras, si tienen no tienen rubros para combustibles y tienen que estar “mendigando” a los estancieros o comerciantes de la zona para esos tipos de rubros. No se puede exigir “efectividad” a la policía si no se les provee de lo esencial.
Para que la Policía sea realmente NACIONAL y EFECTIVA, lo primero que debe hacerse es “eliminar” la intromisión de políticos en su tarea. Un Agente Policial manoseado, nunca va a tener ganas de actuar sin algún “incentivo extra” lo que lo torna esclavo de factores externos a la institución para “actuar”
Seguirán muriendo efectivos policiales, van a seguir siendo manoseados (por los políticos y por sus mismos superiores) mientras que no se haga una “reestructuración” de la institución. Elevar la calidad de preparación profesional y psico-social del Agente Policial, poner al mando de las comisarias en puntos estratégicos a personal de carrera y bien pagados (ninguno de la zona), de modo que no se torne vulnerable a los “manejos oscuros”
Digo yo… En este tema hay mucha tela que cortar

No hay comentarios:

“¡Ajohuma!” he’i Arquímedes: Hallazgos de franceses en un libro en guaraní del siglo XVIII

Fuente:  ABCcolor Posteado por Alex López-Rolón el 27-04-2017 Cuando era tan pequeño que aún podía caminar erguido debajo de la mesa ...