Translate - Traducir -Traduction

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

lunes, 19 de marzo de 2012

La Oligarquía de la manipulación financiera

Standard & Poor’s (S&P), Moody’s y Fitch Ratings: las tres agencias de calificación de riesgos, que miden la solidez financiera de las empresas y de los Estados (Países), hacen temblar los mercados y los Gobiernos, basta que aparezcan en su lista el nombre de un banco para que haya una disparada de ahorrista ansiosos por recuperar sus depósitos y con ello dejar al banco en cuestión en serios problemas, incluso en su cotización  en la bolsa y en su credibilidad ante sus posibles potenciales clientes. Basta que aparezca en la misma lista el nombre de un país, para que el mismo sufra las consecuencias de restricciones crediticias y comerciales ante sus aliados financieros. Este poder oligárquico ya ha suscitado un montón de preguntas, preocupación y, por qué no decir, la ira de todos los que fueron alcanzados por su análisis. Y es que estos "analistas” tiene el poder de hundir todo un país en la peor crisis, no solamente financiera, como también pueden causar un caos social de envergadura imprevisible.
Alguien ya había dicho alguna vez “No hay que creer en todo lo que dicen las agencias de calificación de riesgo” Un efecto de ilusión, más que una real precaución, en la medida en que  estas agencias crean “La tormenta o el buen tiempo” sobre el mercado financiero. Considerando la relevancia  de sus informes, estas agencias fungen de “árbitros” ante la mayor parte de las entidades financieras y pesan sobre las determinaciones de las tasas de interés a las que, tanto las empresas como el Estado podrán financiarse. Por lo tanto, la degradación de la nota de un Estado o empresa, lleva inmediatamente a muchos inversores a vender sus acciones. Aunque los inversores siguen dedicándoles una confianza ciega, la precisión de sus enfoques ha sido puesta en duda más de una vez en los últimos diez años.
Su responsabilidad es igualmente apuntado en el informe  “Anatomía de un quiebre financiero” publicado en el Senado americano en Abril de 2011, que denunciaba los modelos de evaluación inadecuados, errores de juicio y conflictos de intereses.
Las tres grandes agencias, mencionadas en este escrito, cobran por sus servicios de calificación a las mismas empresas a las cuales califica, lo que engendra un conflicto de intereses, así como genera un cambio dramático debido, principalmente, a la práctica de la compra de notas.
La misma práctica de la compra de calificaciones lleva, indirecta o directamente, a la manipulación de un determinado producto (ligada a financiamientos) en el mercado. Por ejemplo, el mercado inmobiliario puede “obtener” una alta calificación a los fines de “captar” inversores, para luego caer en un total fracaso, dejando tras de sí inversores en la quiebra absoluta y un tendal de desocupados, así como edificios inacabados y abandonados.
En síntesis, estas empresas de calificaciones, manipulan los informes, de acuerdo a los intereses de las grandes corporaciones multinacionales que les pagan por llevar adelante estos “análisis” que nunca serán absolutamente serias e independientes. O, en su defecto, las mismas empresas multinacionales “compran” las calificaciones que más les convienen. Cualquiera de las dos hipótesis es válida a mi modesto entender.
Esto lo escribí luego de leer un artículo publicado en la revista VSD (francesa) firmada por Vianney Aubert y me pareció muy oportuna adaptarlo aquí. 

No hay comentarios:

Crisis de Gobernabilidad

Fuente:  Todos somos Latinoamérica Por: Ernesto Samper Pizani La región latinoamericana atraviesa por una profunda crisis polític...