Translate - Traducir -Traduction

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

viernes, 27 de agosto de 2010

La manipulación del poder

Cada ser humano tiene sus razones para no aceptar ciertas “realidades” aunque éstas fueran las que más le convengan.

Si mal no recuerdo eran los años setenta cuando el ministro de Agricultura del gobierno de Alfredo Stroessner, el Ingeniero Bertoni, “claudicaba” ante la presión de cambiar nuestro tipo de algodón “REBA P70” por el GUAZUNCHO argentino. En la época yo era un adolescente pero ya escuchaba y trataba de saber lo que pasaba en el mundo, escuchaba mucho las noticias y lo que la gente comentaba.

Lo que había escuchado en la época era que el REBA P70 era un tipo de algodón que rendía muy bien, era de una calidad inmejorable, la excusa para cambiarlo era que el GUAZUNCHO era más resistente para nuestro clima y las plagas. (Fue la peor mentira) los grandes productores nunca quieren que los países pequeños tengan una supremacía en algún área productiva, la mejor manera de embromarlos es endeudándolos o asociándose a ellos, con contratos leoninos para los grandes claro, de modo que el “pequeño país” no tenga poder sobre su riqueza sea natural o productivo industrial. Ese fue el motivo por el cual se deflagró la Triple Alianza, de modo que Inglaterra nos quite todo lo poco que teníamos y además quedáramos endeudados; lo mismo hizo Argentina con el guazuncho quedándose ellos como mejores productores de algodón; lo mismo hizo Brasil con la Itaipú.

Las grandes potencias económicas están “gobernadas” a su vez por intereses económicos demasiado pesados que siempre predominan sobre la razón real de las cosas. Siempre hay que encontrar cualquier discurso para “tapar” la verdadera razón de una barbarie.

La siembra de transgénicos nunca va a terminar con el hambre en el mundo, eso es más claro que el vacio del espacio; la meta o el objetivo real no es ese, solo los tontos creen en eso; la verdadera razón de los transgénicos es hacer con que “las empresas tengan la supremacía productiva” por tanto la supremacía económica sobre los países “en desarrollo”. Eso significa dependencia absoluta de esas empresas para la siembra y comercialización de esos productos. Primero fue la soja, ahora el maíz; hace tiempo que ya no comemos aves naturalmente criadas. Todo está, química o genéticamente manipulado. Hay que crear “mercado para crear consumidores” esa es la regla de los grandes empresarios, bancarios y poderes fácticos en los países poderosos, y esa es la regla que hay que obedecer. Hay que contratar a los mejores publicistas, designers de imágenes políticas e intelectuales al servicio del capital nada humanista. Para esos “capitalistas” los humanos no son más que consumidores cautivos.

Para ser más perversos aun, han tomado la industria farmacéutica también, los grandes investigadores buscan “crear” remedios que a la larga tienen efectos colaterales de alto costo de tratamiento.

En fin me quedo por aquí para no herir susceptibilidades de algunos defensores de los “agro químicos” y de los “grandes científicos en pro de la humanidad”

No hay comentarios:

“¡Ajohuma!” he’i Arquímedes: Hallazgos de franceses en un libro en guaraní del siglo XVIII

Fuente:  ABCcolor Posteado por Alex López-Rolón el 27-04-2017 Cuando era tan pequeño que aún podía caminar erguido debajo de la mesa ...