Translate - Traducir -Traduction

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

lunes, 30 de agosto de 2010

La reforma agraria y el parlamento

El parlamento nacional, compuesto en su gran mayoría por “caudillos” más que políticos, nunca se detuvo a pensar en la situación de la tierra y los campesinos en el Paraguay.

Lastimosamente nuestros parlamentarios están más preocupados en cuoteo político de poder antes de que en el interés nacional. Fíjense que ni siquiera me atrevo a pronunciar la palabra “PATRIA” porque esa es una palabra cuyo significado y valor ninguno de ellos conocen.

La reforma agraria es una urgente necesidad nacional, por motivos socio - económicos fundamentales que hace décadas vine impidiendo el buen desarrollo del país.

La falta de la reforma agraria seria, responsable y sustentable está causando el desarraigo de la tierra, la disgregación familiar y el aumento acelerado de crecimiento de las franjas de pobreza de las principales zonas urbanas del país y la fuga de mano de obra productiva.

Por más que la “macroeconomía” muestre cifras esperanzadoras, la microeconomía muestra todo lo contrario. No sirve un país con “macroeconomía” elevada si sus habitantes están migrando a otros lares en busca “de un mejor porvenir”.

La ganadería es muy buena e interesante, pero necesita ser fiscalizada en todo su conjunto, si el personal está bien pagado, si cuenta con los beneficios sociales que le corresponden por ley y si las condiciones de trabajo están acordes a las exigencias patronales. Por otro lado también debe ser controlado y regulado las inversiones de capital. La gran mayoría de los ganaderos, principalmente extranjeros, nunca “invierten en el país” las ganancias alimentan el mercado de su país de origen, dejando en Paraguay apenas “lo estrictamente necesario”, es decir el salario de los peones, que es una miseria dicho sea de paso, y algún que otro “gasto urgente e irremediable” lo que significa una cifra miserable, en comparación con la fuga de divisas y producto que ellos realizan. Fuga de divisas porque el dinero que ganan, gracias a incentivos fiscales del Paraguay, van a bancos de otro país que alimenta el mercado financiero especulativo, con ello también se produce el blanqueo de capital, pues si tiene una “fuente de ingresos en Paraguay” cuando ingresa el dinero en el banco, de su país, solo debe declararlo como tal, justificando apenas la “existencia del establecimiento ganadero” en el otro país. No se requiere justificativo o documentos respaldatorios de pagos de impuestos, salarios ni seguros sociales, esas son cosas del otro país, problemas del otro país, al banco al cual es depositado el dinero solo le interesa “su mercadería” o sea el dinero.

Por eso la narco ganadería ha progresado en el país.

El único remedio para ese mal es la reforma agraria, aplicada en serio y con todos los elementos inherentes. Vale decir, tierra, caminos, escuelas, centros de salud y estructura técnico científica para el buen manejo de la tierra. Tierras con campesinos bien preparados para explotarlos con equilibrio y respeto, programa de crédito rural productivo con reglas claras, direccionadas y entregadas a sus verdaderos beneficiarios, sin ningún tipo de privilegios políticos o sociales. LA TIERRA PARA EL QUE LA TRABAJE EN SERIO.

Casi me olvidaba de un elemento fundamental: un sistema impositivo duro y justo, equitativo y acorde. Es decir que el que tiene que pagar impuesto QUE LO PAGUE y el que deba ser insento que lo sea bajo estrictas condiciones.

No hay comentarios:

Flores, traidor a la patria

Por  Montserrat Álvarez Hoy, aniversario del nacimiento de su creador, es el Día de la Guarania. Pero además de la guarania como género...