Translate - Traducir -Traduction

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

sábado, 27 de septiembre de 2014

EL RÓTULO GAY

Por: Marzha Navarro Diniz de Llanes


Consideré en la época, muy interesante cuando la analista política Maria Joao Soares hablaba de la importancia de llamar las cosas por su nombre, y hablaba de la teoría del polvo blanco, recordando que el mismo puede ser polvo para hornear, azúcar de repostería, talco o cocaína. Hoy encuentro un caso en que llamar por su nombre está perjudicando a muchas personas en el mundo. Justamente por el prejuicio que implica, induce y provoca. Nunca me pareció correcto hablar de respetar el derecho a “opciones” sexuales, porque ahí no entraría solo hombres y mujeres, sino que también animales, criaturas, y algunas tantas enfermedades como el sexo con personas muertas y etc. Rechazo ambas palabras, opciones y sexuales. Una historia: Tengo dos amigas que hace años viven juntas, vean bien, dos mujeres solteras, ambas son muy simpáticas, divertidas, muy cultas, son alegres, son queridas, son solidarias, cariñosas y amigas de verdad, amigas entre ellas y ambas de nosotros, podemos y contamos con ellas, y, aparte, como profesionales son brillantes. Son absolutamente respetables. Hay personas de nuestro círculo de amistades quienes ocasionalmente, con mucho cuidado y nunca faltando al respeto, comenta y especula, de la posibilidad de que ambas sean pareja, y saben que, con todas las evidencias de que puede ser cierto, todos aceptamos bien! Es una sospecha pero, por la educación que nos recuerda el respeto a la intimidad de ambas, sabemos que son sus vidas y no nos compete inmiscuir, ni opinar y mucho menos aprobar o rechazar, no tenemos nada que ver, cierto? Lo que es importante resaltar es la PERSONA y luego sus afinidades. AFINIDAD entre personas, y afinidad entre todos los miembros del círculo de una amistad. No es si hacen sexo, y que tipo de relación sexual practican estas personas. No necesitamos empezar por el sexo. No necesitamos usar las palabras HOMOSEXUAL, LESBIANAS, BISEXUAL O HETEROSEXUAL para definir esta o aquella persona, este o aquel grupo, y mucho menos para exigir respeto a estas personas. Repito, lo más importante no es el tipo de sexo, es la persona, es el ser humano, es la AFINIDAD entre ellas y todos los otros valores morales. La sexualidad es y tiene que ser secundario. ¿Qué tal si comenzamos a reivindicar los masturbadores? Qué tontería, ¿verdad? Cuidémonos de las perversidades en las recetas de los Objetivos del Milenio Marzha Navarro

No hay comentarios:

Flores, traidor a la patria

Por  Montserrat Álvarez Hoy, aniversario del nacimiento de su creador, es el Día de la Guarania. Pero además de la guarania como género...