Translate - Traducir -Traduction

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

miércoles, 5 de enero de 2011

Bicentenario: un baño de dignidad

Hago un "Copy - Paste" de este comentario porque me parece realmente muy bien escrito y pensado.
Por Eduardo Arce
Yo asistí, como muchísima gente, quizás 20 mil personas, a la apertura del año del Bicentenario en la noche del sábado. Algunas cosas me llamaron la atención: la sorprendente cantidad de gente para un 1 de enero a las 21:00 horas y sin micros; la pésima organización, (¡pésima!) lo cual es una lamentable falta de respeto hacia las miles de personas que asistieron. También fue llamativa la cantidad de pavadas que dijo -o le hicieron decir a Mario Ferreiro, (digo le hicieron decir, pues quizás tenía un libreto escrito pero ¡qué máquina de decir pavadas!)…
No se quedan atrás los horribles, además de innecesarios, discursos patrioteros y chauvinistas del intendente Arnaldo Samaniego (parecía que estaba en campaña electoral) y del vicepresidente Florerico Franco, que estuvo verdaderamente impagable. Habló de que la segunda independencia será “no depender de Argentina y Brasil" ¡Cómo si dependiéramos de nuestros vecinos y no del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial o el Banco Interamericano de Desarrollo y del imperialismo principalmente estadounidense!
Lo de Stroessner es lamentable
La aparición del dictador y genocida Stroessner en el mapeo histórico también fue de muy mal gusto, pese a que mostraron un par de imágenes de represión durante la dictadura. Es lamentable, por ejemplo, que se haya puesto a Itaipú como uno de los hitos históricos de estos 200 años, cuando la realidad es que, hasta hoy, es una de las mayores entregas –si no la mayor-, de nuestra soberanía.
Sostengo que si consideramos a Stroessner parte de la historia paraguaya –porque históricamente existió y gobernó durante 35 años-, hay que considerar a esa dictadura sustentada en la trilogía Gobierno-Partido Colorado-Fuerzas Armadas, como la época más trágica, siniestra y sangrienta de nuestra historia cuyas consecuencias seguimos sufriendo hasta hoy. Eso debe quedar bien claro para todas y todos, niños, jóvenes y adultos y es precisamente lo que no sucedió en el trabajo de mapeo.
Grandioso
En fin, creo que hay cosas que se deben rescatar del espectáculo de apertura del año del Bicentenario y ellas, aunque sean pocas, merecen un aplauso: el Coro de Niños del Bicentenario, las 100 arpas del Conjunto Gigante de Arpas, la Orquesta "Sonidos de la Tierra" y las danzas presentadas por el Ballet Kamba Kua y la comunidad indígena Maká. El mismo mapeo es un notable esfuerzo técnico (no histórico, cuyo guión cuestiono). Eso y los fuegos artificiales, que a mi, particularmente, siempre me gustan.
Sin embargo, lo que me pareció nítidamente resaltante y digno de elogio es el abucheo de una gran parte del público cuando se pronunció el nombre del presidente de la Cámara de Diputados, el colorado Víctor Bogado (“Bogado, Bogado, devuelva lo robado”, gritaba la gente) y, sobre todo, cuando los silbidos, gritos y abucheos, que fueron creciendo en intensidad, no le dejaron hablar al presidente del Congreso, el colorado Oscar González Daher.
Eso fue grandioso.
Eso fue un excelente escrache al desfachatado delincuente que logra su impunidad gracias a sus colegas, también desvergonzados delincuentes.
Eso fue un baño de dignidad que nos dio el pueblo de manera espontánea.
Eso valió la pena.

No hay comentarios:

Flores, traidor a la patria

Por  Montserrat Álvarez Hoy, aniversario del nacimiento de su creador, es el Día de la Guarania. Pero además de la guarania como género...