Translate - Traducir -Traduction

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

miércoles, 30 de marzo de 2011

El Dr. Arnaldo Barrios y los egresados en Cuba

Esta nota la hemos recibido en nuestro correo y la estamos publicando.


Decano de Medicina sostiene que graduados en Cuba tienen formación muy
"mediocre".
Este personaje han asumido el vergonzoso papel de perseguir y difamar
a paraguayos que estudian o se han graduado en Cuba. Mucho daño han
pretendido causarnos cuyo único “delito” nuestro fue recibir la
solidaridad del pueblo cubano y no cesan en sus pretensiones
perversas. Lo último es un petitorio a las autoridades nacionales a
repatriar a los incorporados y detengan el proceso de incorporación o
de estudios en Cuba.


¿Cómo calificar esta actitud? ¿A quién sirven? ¿Qué temen? Médicos
graduados la UNA, con relativo prestigio profesional, persiguiendo a
jóvenes profesionales y estudiantes por ser formados con alto grado de
profesionalismo, ética y voluntad de servicio ¡Es algo insólito!


La persecución se envuelve en falsos argumentos de rigor legal,
cuestionan a las autoridades nacionales, por cumplir la ley, por
asegurar lo que todo estudiante paraguayo en el exterior debe tener
garantizado, el derecho a la incorporación como profesional, siempre
que la institución que lo forme, en cualquier país del mundo, esté
acreditada por agencias legalmente reconocidas, tal como lo establece
la Ley de Educación Superior.


Para el Doctor Filartiga y demás médicos de la cruzada anti paraguayos
graduados en Cuba, la educación superior cubana es de dudosa
reputación y, por tanto, descalifican a las autoridades por
incorporarnos como profesionales. Pretenden que se rechace a
profesionales con sólida formación ética, técnica y científica, quizás
por temor a que en el mediano plazo afecte la charlatanería y el
mercantilismo que por desgracia abunda en nuestra realidad.


Por el contrario, la Escuela Latinoamericana de Medicina ha merecido y
merece reconocimiento nacional e internacional por su dedicación, por
su programa de cooperacion internacional que no tiene paralelos en el
mundo, goza de merecido prestigio por lo que es inaceptable que
autoridades de las facultades de medicina de nuestro pais asuman
cuestionamientos sin fundamento, con mezquindad y egoísmo elitista que
sólo sirve a la peor reacción, enemiga de la formación independiente
en cualquier campo.


La Escuela Latino Americana de Ciencias Médicas de Cuba (ELAM) está
acreditada por la Junta de Acreditación Nacional del Ministerio de
Educación Superior de ese país, que es la entidad estatal con
responsabilidad de certificar que cumple los criterios de calidad y
exigencias establecidas a escala nacional e internacional. Sus
estudiantes cumplen 10,482 horas de formación de las cuales 2,184 son
teóricas, y las 8,298 horas restantes de formación son para la
construcción de conocimientos prácticos y, de acuerdo a expertos, se
sobrepasan los rangos de horas a escala internacional para la carrera
de medicina.


En el mundo hay diversos criterios para valorar la sistematización en
la formación de profesionales. Los graduados de la ELAM se
desempeñan en diferentes países de América Latinan con rigor
profesional incuestionable. Paraguayos graduados en la ELAM, por falta
de oportunidades en nuestro país, trabajan en países europeos como
España, donde se nos acepta como profesionales competentes.


Entonces, ¿qué hay en realidad detrás del cuestionamiento del grupo
de médicos de la elite de la UNA?
Cuando de cuidar la salud y salvar vidas se trata, es indiferente si
el paciente acude a médicos en clínicas privadas o centros públicos de
salud, pero es ampliamente conocida la existencia de una práctica
nociva y cuestionable en los hospitales nacionales, y es que algunos
médicos refieren sus pacientes del ámbito privado para las
intervenciones en lo público, o de quienes asisten a hospitales
públicos y son “orientados” a sus clínicas privadas, dependiendo de la
percepción del médico sobre las capacidades de pago de los pacientes.
¿Será que temen que se destaque el profesional graduado en Cuba en los
centros públicos, atendiendo más y mejor a los pacientes, haciéndoles
perder clientela?
El sentido solidario de la República de Cuba y la credibilidad
internacional por la calidad de su sistema educativo está fuera de
cuestionamiento; posiblemente algunos teman los efectos positivos de
esa formación en las costumbres mercantilista de nuestro sistema de
salud. Las autoridades de la UNA deben parar esa campaña reafirmando
su actuación como entidad nacional competente para incorporar a los
médicos graduados en Cuba, situarse más allá de mezquindades de unos
pocos médicos por temor a que sufran sus negocios privados.

Dr. Arnaldo Barrios Médico residente en Horqueta

1 comentario:

Anónimo dijo...

CONOZCO AL DR ARNALDO BARRIOS. EXCELENTE PERSONA Y PROFESIONAL. Y POR LA ELOCUENCIA DE SU ESCRITO ES NOTORIA SU PREPARACIÓN, NO SÓLO EN TEMÁS ACADÉMICOS SINO VISUALIZACIÓN NITIDA DE LOS VERDADEROS MOTIVANTES DE ESTA SUCIA CAMPAÑA DE DESPRESTIGIO QUE EMPRENDEN TODOS LOS AÑOS UNA CÚPULA ÉLITE DE COLEGAS (SI ES QUE SE LOS PUEDE CONSIDERAR ASI) CONTRA UN GRUPO YA NUMEROSO DE MÉDICOS CUYA UNICA META ES APLICAR LO APRENDIDO EN SUS COMUNIDADES O DONDE SEA QUE SE PRECISE Y SE VALORE SU LABOR. DÉJEN TRABAJAR!!! Y OCÚPENSE DE MEJORAR LAS DEPLORABLES CONDICIONES EN QUE TIENEN QUE APRENDER Y TRABAJAR NUESTROS ESTUDIANTES PARAGUAYOS EN UNIVERSIDADES QUE DISTAN MUCHO DE CUMPLIR CON LOS REQUISITOS MÍNIMOS DE MODERNIDAD Y DE ÉTICA DE SUS DIRECTIVOS PARA FORMAR LOS PROFESIONALES QUE NECESITAMOS.
DR. ARTURO RABITO

“¡Ajohuma!” he’i Arquímedes: Hallazgos de franceses en un libro en guaraní del siglo XVIII

Fuente:  ABCcolor Posteado por Alex López-Rolón el 27-04-2017 Cuando era tan pequeño que aún podía caminar erguido debajo de la mesa ...