Traducir esta página

Radio Guaraní - Montreal - Canadá

traveltoperu.com

miércoles, 30 de abril de 2008

Porque no somos felices?


Camino equivocado

Porque buscamos la felicidad en lo fácil; nada que haya sido lograda con facilidad es una conquista, apenas es un logro, lo que puede ser momentáneo, por tanto puede durar poco. La felicidad para ser tal debe tener el aditamento de la conquista, porque para conquistar hay que luchar; luchar significa competir, salvar los obstáculos y sentir la sensación de haber llegado victorioso a la meta, sobre todo si a esa meta se ha llegado jugando limpio, sin recurrir a más recurso que la capacidad y la alegría de competir.

Porque no sabemos de donde venimos y para qué venimos: De dónde venimos no es mucho problema, el mayor problema es adónde, hacia adónde nos dirigimos y hasta dónde queremos llegar. Hemos sido destinados a ser felices y para ello debemos trazarnos metas, esas metas pueden estar llenas de obstáculos, debemos mirar a los obstáculos para salvarlos, pero nuestra mirada debe estar más atenta y fija a la meta, llegar a ella sin miedo, no importa la distancia, ni las dificultades. Recuerda siempre que la felicidad es una montaña; llegar a su cúspide lleva casi toda la vida, depende a que altura quieres llegar. Algunas personas se conforman con quedarse a ras del piso, otros con destacarse un poquito, es decir sentarse en el recodo del sendero de subida, a veces quedándose allí incomoda a quienes quieren seguir subiéndose.

Porque no conocemos el sentido real de la propiedad; cortamos sus alas a las aves para que no se vayan de nuestro lado, pero no la alimentamos, no la cuidamos. Con la persona que amamos pasa lo mismo; generalmente cortamos sus libertades, pensando que con eso ella se convierte en nuestra propiedad exclusiva. Más nuestra será si le damos alas, las dejamos libres y permanecen a nuestro lado, porque la hemos conquistado. Otro grave error en este sentido es que no nos colocamos en el papel de conquistar y sí en el de adueñarse de algo o alguien, cuando entramos en la vida de alguien queremos que esa persona cambie o se adapte a nosotros, craso error, no nos damos cuenta que fuimos nosotros quien hemos entrado en la calma vida de esa persona, o hemos permitido que ella entrara en nuestra vida, perdemos demasiado tiempo diseñando un ser ideal, cuando ella existe allí a nuestro lado, basta disfrutarla tal cual es, respetar su individualidad, su ser, su dignidad. Simplemente queremos que respete la nuestra. Contradictorio no?

Vivir no es apenas una función biológica, es también un arte. Vivir es amarse y amar sin condicionamientos, tal como somos y como son nuestros semejantes, podemos criticar, siempre y cuando las críticas no nos impidan seguir amándonos y amando a todo y a todos los que nos rodean.

1 comentario:

Noemi dijo...

Pois o amor verdadeiro e saudável é resultado de quando somos inteiros, um para o outro e, não quando somos parte de uma outra pessoa".