Translate - Traducir -Traduction

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

viernes, 15 de agosto de 2008

La emocion de no estar alli




Fotos: de Imagen cortada de Telefuturo


Escuchar el coro dirigido por el gran maestro Florentín Giménez Tetâgua Sapukai, verle al gran maestro Florentín Giménez en las imágenes y los sonidos a veces distorsionados era el lazo que nos unía a los que estamos allende el mar, con nuestro querido Paraguay y toda la emoción del cambio que se está dando en nuestro País.

El 471° aniversario de la Fundación de la Ciudad Nuestra Señora Santa María de la Asunción, acaecida en aquel lejano 15 de Agosto de 1.537 encabezada por Juan de Salazar y Espinoza, sorprende hoy, a propios y extraños, con el alba de una nueva era, el alba de esperanzas perdidas. El sol que nace hoy bajo ese cielo guaraní no será la misma de siempre. El sol que nace hoy no solo alumbrara el suelo guaraní, alumbrara y acalentara, también, la esperanza de los tantos paraguayos que han decidido por el cambio.

Un Presidente que se va con más penas que gloria, es decir se va con la única Gloria con la que entro al gobierno, (aunque parece que hasta esa Gloria se le está yendo hacia otro lado). Otro Presidente que llega con la marca de la esperanza de un nuevo destino y llega marcando diferencia, llega poniendo de resalto la figura de uno de los estadistas más grandes y polémicos que tuvo el Paraguay, Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia, renunciando a su salario, destacando que será un gobernante austero, avisando que vino a la política, no para recaudar, sino para tratar de llevar de llevar adelante un proyecto de País largamente acariciado por tantos compatriotas a lo largo de tantas décadas. Ese es el panorama de esta nueva aurora, tan igual, pero tan distinta que hoy asoma en Paraguay.

Paraguay despierta de su letargo, los paraguayos parecen haber recobrado el vigor de la esperanza y el castillo de los sueños parece enarbolar, en la cumbre de sus torres, la bandera que flamea orgullosa al empujón de nuevos aires.

Solo quiero un País en la que ya no quepan los adulones, los prepotentes, los que se enriquecen de la noche a la mañana en detrimento de las necesidades sociales más urgentes y los que siendo pagados para salvaguardar los intereses de la población en general, se ocupan solo de utilizar el poder otorgadale por el pueblo someter a ese mismo pueblo que lo encumbro.

La gran desgracia es que no pude ver todo el acto, por el pésimo servicio de la imagen de telefuturo por medio de Ñanduti.

No hay comentarios:

Flores, traidor a la patria

Por  Montserrat Álvarez Hoy, aniversario del nacimiento de su creador, es el Día de la Guarania. Pero además de la guarania como género...