Translate - Traducir -Traduction

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Quiero esto en mi Blog!

lunes, 31 de mayo de 2010

Juan Carlos Salinas escribe:

“La mentira nunca podrá ser objeto de festejo alguno…”
(Editorial diario Abc Color, día 20 de abril del 2010, último párrafo, segunda frase)

Fuera de contexto, la frase: “La mentira nunca podrá ser objeto de festejo alguno”, tiene sentido relativo. Esta frase extraída de la nota editorial de fecha 20 de abril del diario Abc es una fuerte crítica al gobierno de Fernando Lugo tras dos años de gestión. Sería interesante si le damos a la frase un sentido único: Ninguna mentira es para festejar. Es más: Todas las mentiras llevan a la verdad. Por qué? Porque la verdad es inmutable mientras la mentira es una mera fantasía. Jocosamente, diríamos que la mentira tiene patas cortas. O, como diría mi amigo Estanislao Franco de Oliveira (más conocido como Chilao): “La verdad tiene patas largas”. En síntesis, la verdad siempre emerge triunfante. Lo demuestra la historia, especialmente para quienes tienen la memoria corta o falta de conciencia de que todos los actos tienen consecuencias.
Y, como la mentira es todo un tema en estos momentos, especialmente en que Abc dice que Lugo miente, y un movimiento ciudadano dice que Abc miente, entonces vale la pena definir a la mentira.
Hay que partir de que todos mienten en algún momento de su vida. Aunque, la mayor parte del tiempo la gente dice la verdad. O si no, sería la anarquía. Pero vale la pena focalizar el análisis sobre la visión país que tienen tanto Abc como el gobierno. Ambos son grandes instituciones. Sin embargo, vale la pena describirlos de manera simplista, para que tratemos de ver un poco más allá de lo que representan como instituciones.
Abc es de Aldo Zucolillo, que es vocero extraoficial de un ala radical de derecha, aglutinante de algunos oligopolios e intereses económicos bien definidos. Vale la pena aclarar que no todos los periodistas en Abc son parte de las informaciones dirigidas o manipuladas y hay gran respeto interno al disenso, especialmente para aquellos de nombres consolidados. Sin embargo, cuando hay una directriz definida contra alguien – por la razón que fuera – tanto el contenido como la veracidad quedan en un segundo plano.
Un ejemplo claro de esto se revelo especialmente en la creación de una historia paralela en el caso de la muerte de Argaña. La versión de Abc hoy quedo desacreditada después de todas las testificales. Quiero dar un ejemplo más, para cerrar el círculo, aunque eso no signifique sus únicos pecados. El periodista Jorge Torres firmo un artículo, con llamada de tapa, de que Camilo Soares, de la Secretaría de Acción Social (SAS), sobrefacturo un gasto de hotel en España de 29 euros a más de 600 euros. Hasta allí todo bien, sería una denuncia más un mar de irregularidades. He aquí que, mirando los documentos presentados como pruebas de la sobrefacturación, no confirman la acusación sino más bien lo confunden. La prueba A) parece una factura parcial de la estadía de Camilo Soares y la prueba B) parece una factura total de su estadía, con el mismo número de documento. Ninguna de las dos es la factura oficial y contable. Tampoco resiste el análisis que alguien haya gastado en Europa solo 29 euros en unos cuantos días de hotel y lo haya convertido ex profeso en más de 600 euros para quedarse con el vuelto.
La conclusión a que yo llegue es que: Se manipulo la información con el objetivo evidente de distorsionarlo y, además, el periodista es un reverendo burro que jamás tomo clases básicas de contabilidad. Bueno, allá ellos. Por suerte, yo no estoy en la piel de Camilo Soares. Pero, hay que entender de estas cosas donde está la mentira, por sobre todo. Entonces le damos un poco de razón a las remeras que dicen: “Abc ijapu”. Y en este punto hay una cuestión crucial que tiene que ver con la democracia, el disenso, la tolerancia y la libertad de expresión. Abc se rasga las vestiduras y adopta papel de victima cuando se lo trata de mentiroso. Dice lo que quiere, pero no acepta las críticas. El cuestionamiento a su credibilidad no surge por pura maledicencia. Muchas veces se han equivocado – y casi nunca lo admitieron – y otras veces lo han hecho adrede, como este caso de Jorge Torres. La duda a su credibilidad es la consecuencia de sus actos. Simple. Es cierto que todavía es la Biblia del periodismo nacional. Pero, cayo el imperio de Roma y Aldo Zucolillo no será eterno. Es poco probable que Abc sobreviva a Zucolillo. Su dureza raya la locura. Hay cuestiones que ya escapan a la lógica. La ventaja que tiene es que acá parece que no va a pagar sus pecados sino allá, allaite…Pero, que se vea él con Lucifer.
A nosotros nos preocupa la confusión en la tierra – digo nosotros para usar el plural de modestia, nomás. Por favor no me encasillen en ningún “…ista” -. Eso porque voy a defender a todas las ideologías político partidarias.
Abc sataniza el comunismo. Ya no hay que confundir al neoliberalismo con la única panacea universal ni al socialismo o al comunista con el cuculele. Tampoco hay que invocar la libertad de expresión si no somos capaces de escuchar críticas. A Abc le están criticando su falta de veracidad. Y no debería importar si esa crítica viene del gobierno, del pueblo o de dos ciudadanos pelagatos. Se le puede y se le debe criticar. No importa si es critica pagada, gratirola, de conciencia, ideológica, revolucionaria, comunista o altruista. Ni siquiera importa si es alienígena. ¿O están exentos de crítica? ¿O ellos deben poner los parámetros de la crítica?.
Otra cosa: El que dice lo que quiere, escucha lo que no quiere. Eso le esta pasando a Abc. Cuantas más mentiras diga, más voces de verdad se levantarán. ¿ O los que llevan las camisetas de “Abc miente” solo lo hacen por pago?. ¿Pueden estar o no convencidos de que Abc miente?.
Algo todavía más preocupante es cuando el lobo se viste de oveja. En el contenido en general de Abc hay muchas verdades, denuncias responsables, gente sincera que opina ecuánimemente, periodistas honestos a carta cabal que ni se venden ni se alquilan. Entonces se mezcla un guión hecho básicamente con contenido genuino, donde la mentira y la manipulación pasan casi desapercibidas. Hay gente que se creyó el cuento de que la muerte de Argaña fue antes del atentado. Como decía Goebbels: “Miente, miente, que algo queda”.
Es cierto que mi escepticismo con respecto a Abc y al periodismo en general no arreglará las líneas editoriales y la conducta ética de propietarios de medios y periodistas venales. Lo que debe tomarse como una pequeña observación es que Abc está recibiendo su propia medicina. Y ahí es donde se aplica cruelmente la cita bíblica de que no hay que hacer a los demás lo que no deseamos para nosotros mismos. Todo esto me lleva a una frase que mi madre repetía una y otra vez en mi niñez: “El que miente, roba. El que roba, mata”. ¿Será que algún mentiroso mando matar a Argaña?.

Juan Carlos Salinas
C.I. No. 517.413

2 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Hoteles Santa Marta dijo...

Muy buena publicación, simplemente logro estar de acuerdo las mentiras no inspiran nada.

“¡Ajohuma!” he’i Arquímedes: Hallazgos de franceses en un libro en guaraní del siglo XVIII

Fuente:  ABCcolor Posteado por Alex López-Rolón el 27-04-2017 Cuando era tan pequeño que aún podía caminar erguido debajo de la mesa ...